viernes, febrero 09, 2007

El rosario de Amozoc

Por fin pude aclarar una de las dudas que siempre me habían intrigado: ¿qué diablos pasó en el rosario de Amozoc?

A lo mejor los más jóvenes no han escuchado esta expresión, pero yo sí, y siempre me había preguntado por qué se decía así cuando una reunión que había empezado muy bien terminaba en una riña campal y hasta con muertos.

Lo encontré en la página de Arturo Ortega Morán, donde también aclara muchas otras palabras y expresiones muy mexicanas. Vale la pena echarle un vistazo.

Por lo pronto, esta es la explicación de la expresión "Terminó como el rosario de Amozoc, a golpes y farolazos":

"Suele suceder, que en algunos eventos, por circunstancias no siempre explicables, en las personas se despierta ese instinto primitivo que induce a la violencia, y, lo que era una oportunidad de convivencia fraternal, termina en gran trifulca. Cuando esto sucede, en México, solemos decir que “aquello” acabó como el rosario de Amozoc."

"Amozoc, es un municipio del estado de Puebla, nombre náhuatl que significa: “donde no hay lodo”. Ahí, buscando el origen de la expresión, recogí un relato en el que la historia se mezcla con la imaginación popular, dando lugar a una deliciosa leyenda que vale la pena conocer. Así dicen que sucedió:"

"Durante el Virreinato, los artesanos se agrupaban en gremios que protegían sus intereses comunes y les daban personalidad social. Entre las obligaciones de los gremios, estaba el costear las festividades del Santo patrono y tomar a su cargo uno de los días preparatorios de la fiesta principal de la localidad."

"Pues bien, se dice que surgió el desacuerdo entre el gremio de plateros de Amozoc; la discordia escindió al gremio en dos bandos fieramente antagónicos, y cada uno hacía sus fiestas, mientras que el otro no osaba ni asomarse. Es de anotar que la manceba del jefe de uno de los dos grupos en pugna, era una hermosa joven apodada 'La Culata'."

"Tras largas pláticas, en presencia de las autoridades civiles y religiosas, ambos bandos acordaron unirse para celebrar las festividades de la población. Pero, durante el canto de la letanía que sigue al rosario, cuando el coro cantó “Mater Immaculata”, en latín, algunos creyeron oír “Maten a la Culata”. Entonces, sin más, ambos bandos se lanzaron a la refriega empuñando cuchillos, puñales y machetes, armándose un mitote donde hubo muertos, heridos y golpeados. Desde entonces, cada vez que una fiesta o reunión termina a chingadazos, se dice que acabó como el rosario de Amozoc."

COINCIDENCIAS DE LA VIDA

"En España, nada se sabe del “rosario de Amozoc”. Pero, cuando una reunión termina en gran trifulca, allá se dice: "acabó como el rosario de la aurora", y a veces añaden “...a farolazos”. Las calles de los antiguos pueblos españoles, solían iluminarse por la madrugada, con los faroles de las procesiones que entonaban cantos religiosos, para luego terminar rezando el rosario con gran devoción. Les llamaban: 'rosarios de la aurora'."

"Se cuenta que, en Espera, pueblo gaditano, hubo un rosario de la aurora en el que los cofrades tuvieron un violento encuentro con unos muchachos, que a esas horas, terminaban la parranda. Alentados por su estado inconveniente, los irreverentes mozos lanzaron insultos a los fieles, acabando aquello en enconada riña. De esta anécdota, quedaría que los españoles también tuvieran su “rosario”, para referirse a las reuniones que terminan mal."

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger helena said...

Oye cuál es la ágina de éste Señor Ortega, me gustaría visitarla pero no me deja, me puedes enviar el link plis! gracias, a mí también me resolviste la duda.
Helena Segovia

1:52 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home