jueves, marzo 24, 2016

Sobre la situación actual del periodismo




Un joven estudiante de comunicación de la UNAM me pidió que le respondiera un cuestionario para un trabajo escolar. Se los comparto por si les pudiera ser de utilidad.

Entrevista con Guillermo Vega Zaragoza

1.      ¿Qué características o cualidades considera definen la vocación de ser periodista?
R= Primero, una gran curiosidad por saber, por conocer, preguntarse por qué son las cosas como son. Segundo, habilidad para comunicarse, verbalmente y por escrito. Tercero, habilidad para relacionarse con personas de los más diferentes ámbitos, desde presidentes y delincuentes hasta artistas y pepenadores. Cuarto, honestidad, honradez y valor civil. Quinto, capacidad para aprender y adaptarse a los cambios. Sexto, aprender a hacer las preguntas correctas, las que son pertinentes y le interesan al público. Séptimo, saber investigar.
Y lo más importante: leer, leer mucho, leer de todo, leer siempre.

2.      Ante el panorama de cambio y nuevas tecnologías ¿Cuáles considera son los nuevos retos del periodista actual, para ganar reconocimiento en el campo laboral?
R= No sé si sirvan para ganar reconocimiento, pero los retos actuales son adaptarse a la nueva realidad que ha impuesto la tecnología digital a los medios de comunicación, encontrar nuevos modelos de organización y financiamiento, y aprender a ser más rápidos y más eficientes.

3.      ¿Qué consejos le daría a las nuevas generaciones, para el desempeño de la práctica profesional del periodismo?
R= Sólo dos: que lean de todo, siempre, a todas horas. Y que sean honestos consigo mismos, que no se dejen corromper por el poder.

4.      ¿Cuál es la importancia a nivel social del periodismo?
R= La que tiene actualmente es muy poca: apenas la de servir de caja de resonancia a lo que los poderosos quieren que el público se entere, para ocultar y manipular a la opinión pública. Es decir, los periodistas se han convertido en cómplices del poder y él le sirven, no a la sociedad.
Pero la que debería de tener es la de investigar e informar con honestidad y eficacia sobre lo que sucede en el mundo y denunciar lo que está mal y lo que hacen mal los gobernantes. Pero eso, en México, no lo hace nadie y cuando lo hace, a nadie le importa, no hay ningún cambio. O sí: lo corren de su medio o lo asesinan.

5.      Desde su punto de vista, ¿Cree que es posible ser objetivo en los medios de comunicación?
R= La objetividad absoluta es imposible. La misma palabra lo dice: objetividad se refiere a objetos. Y el periodismo no se refiere a ni lo hacen los objetos sino sujetos, es decir, personas; es decir, todo es subjetivo, todo depende de la persona que lo piensa o lo dice, y por lo tanto no puede ser objetivo sino subjetivo. Más que hablar de objetividad, se debe hablar de equilibrio informativo. Primero: el periodista debe buscar y registrar las diferentes visiones acerca de un fenómeno o un conflicto. Y segundo: debe de atemperar lo más que pueda sus opiniones. Esto último es casi imposible: desde la misma elección del asunto a investigar implica una posición por parte del periodista. Pero debe aclarar cuando está dando su opinión acerca de los hechos y los dichos que investiga, para que el público pueda discernir y hacerse de su propia opinión. Es decir, debe evitar editorializar, sobre todo cuando hace un texto de un género informativo, como un reportaje o una nota informativa.

6.      ¿Cuál considera que es la importancia de los medios de comunicación en México?
R= Para los poderosos, para los políticos y los dueños del dinero, son sumamente importantes: sirven para ocultar, desinformar y manipular a la opinión pública. Sin ellos, sobre todo la televisión y la radio, sería casi imposible gobernar.
Para la gente común, los medios son formas de entretenimiento que les permiten escapar de su miserable realidad (y no hablo de dinero: los ricos también pueden vivir una miserable realidad).

7.      ¿De quién es la responsabilidad ética, del medio o del periodista?
R=De ambos. Para no ceder a las presiones del poder y de los intereses creados, para no entrar en contubernios, para no corromperse.

8.      Según su experiencia, podría decirnos si existe censura por parte de los poderes fácticos.
R= Claro que existe: hay corrupción y hay intimidación al grado de amenazar y matar. Pero hay un tipo peor de censura: la autocensura. Porque eso quiere decir que la censura ha logrado infiltrarse hasta la mente del propio periodista, que decide no investigar o no escribir lo que piensa para no meterse en problemas, o para salvar la vida.

9.      ¿Cree usted que en la práctica, el Estado garantiza a la ciudadanía el derecho a la información?
R= Desde luego que no. Al Estado, al gobierno, a los políticos y los empresarios lo único que les interesa es lucrar lo más que puedan.
El derecho a la información se lo gana y lo ejerce cada ciudadano, enterándose de lo que sucede en su colonia, en su país y en el mundo, no porque se lo otorgue o garantice el Estado sino porque ahora más que nunca existen los medios para enterarse de casi todo lo que nos debería importar fácil e instantáneamente. Que las personas estén embrutecidas por tanta telenovela y futbol y no les interese nada de lo que sucede más allá de la puerta de sus casas, es otra cosa.

10.  ¿Qué opinión le merece la Ley de Imprenta vigente? ¿es práctica?
La Ley de Imprenta es un vejestorio que se inventó cuando se podía controlar lo que se difundía en los periódicos. Hasta su nombre es caduco: en poco tiempo nada se va a imprimir, todo será digital. ¿Para qué sirve en tiempos de la comunicación globalizada e instantánea?

martes, septiembre 08, 2015

Entrevista a Guillermo Vega Zaragoza, por Consuelo Saenz


Ciudad Juárez, Chihuahua. 29 de julio de 2015. (RanchoNEWS).- «El viento es la primera imagen. El vendaval agita el cabello blanco y el vestido gris de la mujer. Tiene un brazo entablillado y parece que apenas puede sostenerse en pie. Un hombre alto y fornido se acerca y la cubre con un abrazo velludo. Señala con la mano hacia la cámara. Entran a cuadro unos cabellos negrísimos y brillantes agitándose. El niño sonríe y camina hacia los adultos, los abraza. El niño soy yo». Asunto de familia

El viento, los cabellos blancos, el vestido gris, los olores, el azafrán. Hurgar en el ropero. La tía vestida siempre de negro. Las manos. Un chal negro, árboles y taxis, un muñeco de plástico, la cama de un hospital, la comida fría sobre la bandeja, las sillas en una sala de espera. Alguien portando un suéter demasiado grande, «la lluvia, la televisión y mis carritos». Los domingos familiares, y los domingos de luto: flores, lápida y cementerio. El mundo con sus afectos, acaso, ¿se reduce al apego con los objetos que nos rodean, a la fijación que creamos de ellos? El objeto transicional, para los psicólogos, es una conducta que surge entre los tres o cuatro meses de edad, cuando el infante se apega a algún objeto «la primera posesión del no-yo» lo que le brinda seguridad y le ayuda a controlar la ansiedad de la separación. También desde el punto de vista filosófico, se necesitan ser asignadas unas con otras la triada siguiente: objeto, idea y representación.


En su narrativa, encuentro, la riqueza que se desprende de las emociones cotidianas y perennes; con sus fijaciones, afectos, recuerdos, nostalgias y añoranzas. Al igual que los protagonistas en los cuentos Asunto de familia y El perro de Brasil, yo, tengo una historia con el azafrán, los roperos, la mujer que viste siempre de negro, los cigarros Delicados y las manos. La cita irremediable con los objetos.

Me refiero a la obra de Guillermo Vega Zaragoza (México, DF, 1967) Periodista, poeta y narrador. Sus textos han aparecido en más de 20 antologías y en diversas publicaciones de México, Estados Unidos, Colombia, Brasil, Cuba y España, y han sido traducidos al inglés, francés, portugués e italiano. Además, ha escrito dos libros de poesía (uno contiene tres plaquettes) y dos de cuento.

Guillermo, eres un hombre muy joven pero, con una vasta trayectoria. Quiero agradecerte por haber aceptado la entrevista. Pregunté a algunos amigos que tenemos en común cómo te definen, cómo eres, y coincidieron en dos adjetivos: sensible y solitario. Dime ¿Es esa una definición certera? ¿Eres sensible y solitario?


Creo que me siento más joven de la edad que represento porque me gusta decir que uno tiene la edad mental en la que fue más feliz. Así es que para mí fue cuando tenía 13 años. Y era feliz porque mis necesidades básicas eran muy sencillas: los libros, la música, el cine y las mujeres bellas. Son las mismas necesidades que sigo teniendo, por eso digo que mi edad mental sigue siendo de 13 años aunque ya tenga casi 50.

Ahora, lo de sensible y solitario, no sé a quienes les hayas preguntado, porque en realidad yo soy bien desalmado y amiguero (risas). Sí: así soy, efectivamente, siempre he tenido una sensibilidad especial para observar y darme cuenta de cosas que a los demás les pasan inadvertidas, me afecta mucho lo que vivo y lo que experimento; es algo muy gozoso, porque la gente sensible tiende a apreciar mejor el mundo, pero al mismo tiempo es una maldición porque todo te afecta mucho más y una cosita que para los demás no tiene la menor importancia, para ti parece un cataclismo. Pero en general los artistas somos así. Decía Sabines que los poetas somos exactamente igual que los demás, nada más que tenemos la piel más delgada y por eso hacemos todo un drama por cualquier rasponcito.

Y me gusta estar solo, me la paso bien solo, aunque siempre he estado rodeado de gente (éramos cinco hermanos) y tengo muchos amigos. Me gusta decir que como yo me caigo muy bien a mí mismo, me gusta estar solo conmigo. A veces creo que la gente que no soporta estar sola es porque no se cae bien y tiene que sentirse acompañada. Además, pues el trabajo de escritor es una actividad fundamentalmente solitaria, hay que pasar mucho tiempo solo, leyendo y escribiendo, eso no se puede hacer en pareja ni en grupo.

¿Cuál es la historia de tu nombre? ¿Por qué deciden tus padres llamarte Guillermo?


Mi padre se llamaba Constantino. Como te decía, éramos cinco hermanos: Genaro Constantino, Jorge, Alejandro, Pedro y yo. Hasta hace poco me di cuenta de que todos son nombres de reyes. A mi hermano más grande no le gustaba llamarse como mi papá, así que fuera de la casa prefería que le dijeran Genaro. A mí me hubiera gustado llamarme Constantino. Es un nombre muy padre y distinguido, y hay pocos que se llaman así. A dos de mis hermanos, Jorge y Alejandro, mi padre les puso nombre de amigos suyos. Pedro fue por mi abuelo materno y otro amigo de mi papá. Y a mí por un tío de mi papá al que quería mucho y al que nunca volvió a ver porque desapareció, al parecer era muy borracho. Eso fue lo que me dijo cuando le pregunté. Si el nombre que te ponen de alguna manera determina tu destino, pues entonces me fregaron muy gacho (carcajadas).

En ti, no lo creo, hay demasiada sensatez para esa sentencia. El cuento de El perro de Brasil, lo dedicas a tu hermano Jorge. Nombras a su protagonista «Javier». La «J» podría ser un símbolo, no lo sé. ¿Está inspirado en algún episodio en particular de la vida de tu hermano o cuál es la razón?


Sí, los nombres están cambiados para proteger a los culpables. Está dedicado a él porque lo fundamental de la historia le sucedió a él y me la contó. Desde luego hay cosas cambiadas para ajustarlas a la ficción. Por ejemplo, el nombre de batalla de ella no era Brasil sino Panamá, pero ella le contó a mi hermano que le hubiera gustado ponerse Brasil, porque así se llamaba otra chica en el cabaret, así que pensé que Brasil se prestaba a jugar con más referencias, como lo de Ronaldo y esas cosas. El cuento lo escribí como parte de la clase de Eduardo Casar en la Escuela de Escritores de SOGEM. Cada semestre dejaba el mismo ejercicio: escribir un cuento donde aparecieran como algo significativo unos zapatos amarrados de las agujetas y atorados en un cable de la luz. De tantos que se han escrito se podría hacer una tesis sobre «La influencia de los zapatos amarrados en un cable de la luz en la literatura mexicana contemporánea».

Guillermo, mencionaste en alguna ocasión que, las grandes obras de la literatura tienen lo que llamas «altura mítica», es decir, eso que permea los distintos ámbitos sociales derivados de nuestras prácticas culturales que nos explican como individuos y sociedad. De ahí la importancia de explorar la mitología indígena, enriquecerla, actualizarla e integrarla a nuestra escritura, «es el aliento mítico el que da trascendencia a lo que se escribe» afirmas. En el cuento Asunto de familia, hay un pasaje donde la abuela ya está hospitalizada y tú hermano Jorge va a casa de ella a recoger algunas cosas y: «Desde la puerta, pudo ver una escena conocida: las puertas del ropero abiertas de par en par y una figura hurgando interminablemente en su interior. Dudó por un instante que fuera mi abuela la que había dejado en el hospital. Pero la evidencia de un chal negro lo desengañó. Después supo que la abuela había muerto esa mañana». ¿Es esto, resultado de un artilugio literario o un hecho sobrenatural?


Bueno, en rigor, la que está hurgando es la tía, que está buscando el dinero o las joyas que pensaba que la abuela guardaba (en realidad no dejó nada, más que un baúl lleno de loza y vajillas). Pero nunca pensé que fuera un fantasma o algo así. Qué bueno que se pueda dar esa lectura. Y sí, a eso me refiero con que a veces ni el mismo escritor es consciente del alcance o las resonancias que tiene lo que escribe, porque eso se revela hasta que el texto entra en contacto con el lector.

Sigo tu columna en la Revista de la Universidad de México, y es común la ficción autobiográfica en tus historias. En El Gabo nuestro de cada día, nos compartes que tu padre, don Constantino Vega Mendieta, guardaba parecido con el escritor Gabriel García Márquez. A manera personal, disfruto leer ese tipo de anécdotas. Se llega a querer y apreciar de una manera distinta a los personajes celebres; por la sencilla razón de que, encontramos en ellos, un rasgo que los acerca con el resto de los mortales. ¿Existe algo que te hubiera gustado haber dicho o hecho por o para tu padre? ¿Qué sería?


Bueno, de hecho la novela que estoy escribiendo se llama Vida con mi padre, que es la historia de mi familia tomando como punto de partida los casi 4 años que mi padre vivió en mi casa luego de la muerte de mi madre. Creo que la relación con el padre no ha sido suficientemente explorada en la literatura mexicana, sobre todo si pensamos que la gran novela de nuestro país es la historia de un padre ausente y autoritario como Pedro Páramo. Federico Campbell fue uno de los pocos que exploró esa relación entre padres e hijos, sobre todo cuando el padre está ausente, o cuando no manifiesta afecto a los hijos. Hay padres, que aunque se viva en su casa y nunca falten a dormir, están ausentes porque no establecen lazos afectivos con los hijos, sino sólo el asunto de la manutención y los castigos. Siempre tuve el trauma de que mi padre no reconocía lo suficiente lo que yo hacía, entonces me la pasaba buscando su reconocimiento. Afortunadamente, pude cerrar el ciclo con mi padre, se fue sin que le guardara ningún rencor ni nada, porque comprendí que él era así y que no había aprendido a mostrar su afecto a sus hijos porque el mismo no vivió con su papá, no sabía cómo y la única manera que tenía de mostrar su afecto era manteniéndonos, dándonos de comer, dándonos educación y las cosas más necesarias. Nunca fuimos ricos pero siempre nos dio todo lo que necesitábamos y a veces hasta más. La novela no es en sí un mensaje para mi papá sino más bien contar la historia de mi familia y de lo que yo viví con él viviendo juntos, solos, sin mi madre. Ahí fue cuando yo en verdad lo conocí y creo que él verdaderamente me conoció, a pesar de que yo viví antes en su casa durante 35 años.

¿Por qué tuviste que vivir con tu padre, solamente? ¿Cómo fue esa época?


Se debió a que mi madre enfermó de diabetes y falleció a causa de esa enfermedad. Estuvo internada 18 días en el hospital y durante ese tiempo mi padre no se separó de ella. Dormía en la silla de la habitación. Sólo salía para bañarse y cambiarse. Luego, cuando murió mi madre, una amiga me recomendó que no lo dejara vivir solo con sus recuerdos, que me lo llevara a vivir conmigo, porque en esos matrimonios tan largos (estuvieron casados 54 años) uno muere y se lleva al otro en cosa de meses, y yo no quería eso. Así que casi casi secuestré a mi papá y me lo llevé a vivir conmigo, a mi departamento. Y así vivimos juntos tres años y medio. Él ya no podía trabajar, además había vendido su taller, así que entre semana se la pasaba solo en la casa, saliendo de vez en cuando al médico. Los fines de semana los pasaba con él, comíamos y platicábamos muchas horas, como pocas veces lo hacíamos cuando yo vivía en su casa. Así supe muchas cosas de él que ni me imaginaba y él también supo cosas de mí de las que no tenía ni idea. Luego, mi padre enfermó de cáncer, lo operaron, pero ya había hecho metástasis en el pulmón y le iban a hacer radioterapia, pero falleció dos días antes de que iniciara el tratamiento, de un paro cardiáco.

Preparas tu primera novela, ¿Cómo te sientes de dar ese paso?


Con temor e incertidumbre, porque respeto mucho al género y a los novelistas. Ideas para novelas tengo montones, pero nunca he encontrado la atmósfera, el ánimo, el ímpetu, para emprenderlas. Como que me ha faltado paciencia y decisión. Y ahora con la que estoy emprendiendo, me siento motivado y con el impulso para escribirla y culminarla. Ya te platicaré cómo me va.

Tus más recientes obras son: El perro de Brasil y Sinsaber. El primero es un libro de cuentos, el otro es un poemario. Has incursionado tanto en poesía como en narrativa. ¿En cuál de las dos disciplinas fluyes mejor?


Hace mucho que no escribo cuento. Cuando empezaba a escribir ese género me impuse que cada cuento tenía que ser diferente uno de otro, nunca repetir los mismos recursos, pero creo que se me acabaron las ganas muy rápidamente porque ya no volví a sentir ese ímpetu de escribir historias así. Creo que el cuento tiene que responder a un impulso inevitable, que se te tiene que ocurrir la historia y la tienes que escribir de una sentada, y en esa sentada tiene que salir todo o casi todo. Lo demás es corrección y detalles, pero lo principal del cuento tiene que salir en esa primera versión, todo: historia, voz, punto de vista, estructura. Si no sale a la primera, pues mejor tirarlo todo y volverlo a hacer. No creo en la mucha corrección ni en la reescritura interminable. O tiene cara de cuento desde el principio o no la tiene. Y creo que con la poesía es casi lo mismo: tiene que ser como una voz que te obliga a sentarte y escribir lo que te va dictando. Y puede ser que esa voz te alcance para unas cuantas estrofas o un verso o para todo un libro de 300 páginas. También en poesía siento que cerré un ciclo al publicar Sinsaber y que estoy por empezar otro. Ya no quiero escribir poemas sueltos y juntarlos en un libro. Quiero escribir un libro de poesía, con un tema central, una estructura y un objetivo fundamental, y eso se lleva su tiempo. En esas ando.

En alguna entrevista respondiste que, cada vez que te enamorabas y desenamorabas escribías poesía. Ahora, deseas escribir un libro de poesía ¿Qué tema central anda dando vuelta por tu mente?


La idea del libro que ando escribiendo surgió durante un viaje que hice a Facatitivá, Colombia, en 2013, a un encuentro de poetas. Me invitó una poeta colombiana que conocí acá en México, en Zamora, Michoacán. Ella es descendiente de una etnia, los muiscas, que fueron arrasados por los españoles durante la Conquista, y están recuperando su lengua, sus tradiciones y su memoria histórica. Platicando con ella le dije que mi mamá era oriunda de Michoacán, de un pueblo que se llama Angamacutiro, en la zona purépecha, por lo que de alguna manera traigo sangre purépecha. Por esa razón ella se quedó con la idea de que tenía raíces indígenas y me invitó a ese encuentro al que convocó a poetas que fueran herederos de alguna de las etnias originarias de América Latina. Y yo fui el único mexicano al que invitó. Muy raro, porque yo nunca me he sentido especialmente preocupado por esos aspectos de la etnicidad ni nada, ni siquiera cuando el zapatismo. Yo creo que todos somos iguales, independientemente de tu origen, raza, color, religión o equipo de futbol. Ese viaje fue la primera vez que salí de México (Yucatán no cuenta como salida al extranjero) y en el avión me preguntaba: ¿A qué diablos voy a hasta allá?, ¿qué voy a encontrar? Y sí, me encontré el tema para un nuevo libro de poemas. Allá me di cuenta de la importancia de los ancestros, los abuelos, padres, hermanos, maestros y amigos en la conformación de quién eres, como hombre. También me di cuenta de que los hombres escribimos mucha poesía sobre las mujeres amadas, la madre y hasta las hijas, pero no escribimos sobre otros hombres. No hablo de poesía gay, que de esa también hay mucha, sino de poesía de cariño viril, de agradecimiento a los hombres que nos han hecho ser lo que somos, con su presencia o su ausencia, con su ejemplo, sus enseñanzas, sus virtudes y defectos. El libro se va a llamar «Todos los hombres que soy» y estará formado por 33 poemas (nomás por la edad de Cristo y que fue la edad en que se casó mi papá con mi mamá). Cada uno de ellos contará parte de la vida de los hombres que han sido importantes en mi vida, empezando con mis abuelos, mi padre, mis hermanos, mis maestros y mis amigos. Además, cada poema hará homenaje a un poeta favorito mío, cada poema será «a la manera de…», digamos, Sabines, Huerta, Lizalde, Bonifaz Nuño, Rojas, etcétera. Como ves, la idea ya está muy armada. La bronca ahora es ponerse a escribirlos, que aterrice la musa y no la suelte hasta terminarlos.

¿Cómo defines a la poesía actual?


En principio, creo que nunca se había escrito y publicado tanta poesía como en la actualidad, tanto en forma de libro como a través de la Internet. Creo que hay dos tendencias extremas: hacer poesía complicada, oscura e ininteligible para la gran mayoría del público, o hacer poesía muy sencilla, muy elemental, influida por la canción popular. Y creo que las dos formas son válidas como forma de expresión, pero no necesariamente todo lo que se escribe de una forma u otra es poesía (no quiero decir «buena» o «mala» poesía: la poesía nunca es mala, sólo es o no es poesía). La poesía oscura tiene un problema fundamental: la poesía tiene que comunicar, tiene que hacer que lo que siente, percibe o piensa el poeta llegue al lector de una forma estética, poética, que sea percibido, apreciado, gozado e interpretado (no quiero decir entendido, porque hay mucha poesía que no se entiende de una forma unívoca sino que tiene muchas interpretaciones, todas válidas de acuerdo con cada lector en cada época), pero si la poesía es tan intrincada que sólo unos cuantos la entienden, ¿entonces para qué diablos escribirla? Los grandes poetas son grandes porque escriben para toda la humanidad, para todas las épocas Precisamente, el poema Sinsaber lo escribí porque yo leía o escuchaba a muchos poetas actuales que leían sus poemas y yo pensaba: «Qué bien suena, pero no le entiendo ni madres». A mí me gusta escribir poesía de manera sencilla y directa. Entonces un día estando solo en la oficina a la hora de la comida me puse a escribir un poema donde no supiera ni madres de qué estaba hablando pero que sonara muy poético. Por eso cada estrofa empieza «No sé qué diablos sea la poesía, pero…» Pudo haber sido un poema interminable, pero se acabó la hora de la comida y así quedo. Si me preguntas no sé de qué habla ni a qué se refieren las imágenes y las metáforas, pero creo que tiene una atmósfera especial, que crea en el lector una sensación singular. Cada lector puede sacar las conclusiones que quiera. Pero aun así, el lenguaje que utilizo es perfectamente comprensible, sencillo, sin mayor rebuscamiento.

En el caso del otro extremo, el de la poesía sencilla, se ha dado lugar a mucha charlatanería y falta de rigor, a mucho «primerintencionismo» (palabreja que me acabo de inventar), a mucha gente que escribe lo primero que vomita, lo encabalga para hacerlo pasar por poema, no lo corrige (incluso con evidentes faltas de ortografía) y lo publica tal cual, lo sube a las redes, en su blog o comete la imprudencia de publicarlo como libro en papel. Como obtienen muchos «likes» y comentarios elogiosos de personas que creen que eso es poesía, creen que ya son poetas y se presentan como tales. Conozco a una señora que una vez me dijo que ella no leía a otros poetas ni leía nada de cuestiones técnicas y de composición poética porque «no quería contaminar su poesía» con esas cosas, sino que quería que saliera limpia y prístina (lo de prístina lo digo yo, porque no creo que ella haya utilizado alguna vez esa palabra o siquiera sepa su significado). Y esa señora ya lleva como 20 libros publicados y se pasea por festivales y encuentros literarios como la gran poeta que el mundo siempre esperó. Y nadie se atreve a decirle la verdad sobre lo que escribe, o si se lo han dicho, ella asume que es producto de la envidia. Haz de cuenta como en el cuento del traje nuevo del emperador. «Si no aprecian lo bien que escribo es que son unos pendejos».

En fin, lo que creo es que hay un justo medio entre ambas posiciones. Ni tanto que queme al santo ni tan poco que no lo alumbre.

¿Encuentras diferencias o similitudes entre la poesía del sur, centro o el norte de la república?


No, ninguna que yo haya detectado. Quizá por los temas o los paisajes, pero no creo que eso determine que se pueda hablar de una poesía regional, salvo que casi todos escriben en español, o algunos en lenguas indígenas.

Como rasgo distintivo a tu carácter, encuentro, una gran generosidad. Eres un hombre que tiende la mano a quien lo necesite. Lo sé, porque una forma de demostrarlo es difundir el trabajo de personas emergentes, de los nuevos creadores. Realizas entrevistas, reseñas, presentaciones. ¿Ha sido fácil tu camino en el ámbito literario? ¿Qué has aprendido de los momentos de frustración?


Me gusta apoyar a los demás de acuerdo con mis posibilidades, porque yo no tuve quién me ayudara y me apoyara cuando empezaba, salvo mi hermano Jorge. Crecí en un ambiente sumamente antilibresco y eso me llevó a idealizar la vida literaria, o lo que yo creía que era eso. Cuando me metí a estudiar periodismo me encontré que no había carrera más antilibresca que esa: allí nadie leía nada de nada, ni los periódicos. Los reporteros no leen ni lo que escriben, porque si lo leyeran no estaría tan mal redactado. Entonces yo no tuve ni un guía ni un mentor ni nada parecido hasta que entré al taller de periodismo cultural de Huberto Batis, que es la persona más generosa del medio cultural que haya conocido. Muchos que ahora se sienten «estrellitas» recibieron su primera oportunidad de publicar sus adefesios en sábado de unomásuno. Como ya lo conté en un artículo que escribí para celebrar sus 80 años: «Toda la culpa es de Huberto».

De ahí creo que me viene el ejemplo de ser generoso, de apoyar a los demás y de sentir gusto cuando los amigos tienen éxito. Sus éxitos yo los siento como míos, nomás por el hecho de ser mis amigos. Porque el medio literario está lleno de envidias, maledicencias, zancadillas, golpes bajos y vendettas. Como decía Woody Allen: «Los intelectuales son como la mafia: sólo se matan entre ellos». La gran mayoría (consagrados y no consagrados) maneja sus carreras por medio del «banco de favores»: «si tú hablas bien de mí, yo hablo bien de ti»; «si me publicas, te publico»; «si me apoyas, te premio o te doy la beca». Es raro el que no se maneja así. Yo me puedo jactar de que he hecho favores y que no me ha interesado cobrarlos. Si me los quieren pagar de alguna forma, adelante. Si no, pues que les vaya bien. A lo mejor (no a lo mejor; seguramente) he sido muy pendejo y por eso no figuro tanto como otros, que con unos poemitas o un librito pedorro ya tienen beca, premios y se sienten «intelectuales», pero que lo han logrado medrando, barbeando y grillando.

Eso sí, trato de ser agradecido y pagar con la misma moneda. Dicen que los verdaderos amigos se conocen en la cárcel, en el hospital y en las presentaciones de libros. Si un amigo va a una presentación mía, lo de menos que puedo hacer es que yo vaya si me invita a una suya. Si me piden que presente un libro y me gusta, pues lo hago, y no estoy pensando: «¿Qué beneficio me traerá presentarlo, qué le podré sacar a este tipo?»

Quizá por eso, me he tardado más que muchos en publicar y en tener alguna repercusión más allá de notitas que han salido (escritas, por cierto, por amigos). Dos veces he pedido beca y no me la han dado. Participé en cinco concursos y en tres saqué mención. Es posible que sea un idealista, pero me gusta pensar que el reconocimiento me lo da la calidad de mi propio trabajo y no andar en medrando en el «mundito literario». Parece paradójico, porque trabajo desde hace 11 años en una de las revistas culturales más importantes, pero nunca he usado mi posición para trepar, obtener canonjías o cobrar favores para mi beneficio personal. Me siento orgulloso de poder decir que lo poco que he alcanzado ha sido por mi trabajo y mi poco talento, pero no le debo nada a nadie.

Al principio sí me sentía algo frustrado, sobre todo viendo a los escritores de mi generación (los del Crack) que publicaban libros y ganaban premios y becas. «Carajo», pensaba, «yo debería estar también ahí». Pero si no lo estuve y no lo estoy es porque no lo quise y no lo he querido, porque si lo quisiera hubiera hecho lo necesario para estar ahí, pero no lo hice. ¿Por qué? ¿Falta de valor, de talento? De valor, a lo mejor, pero de talento, lo dudo, sobre todo viendo lo que han publicado y publican muchos de ellos. No, no lo hice porque no lo necesitaba. Si lo hubiera necesitado, lo hubiera hecho, hubiera trabajado, intrigado, trepado, hasta matado, para conseguirlo. Pero no lo necesité ni lo necesito.

Facundo Cabral contaba que una vez un reportero le preguntó si no le gustaría tener tanto éxito como Julio Iglesias. Y Facundo le contestó: «No, porque Julio necesita todo ese éxito para ser feliz y yo no». Y el reportero: «¿Pero a poco no le gustaría tener casas, barcos, aviones, carros, como Julio Iglesias?». Y Facundo: «No, yo prefiero tener amigos que tengan casas, barcos, aviones, y carros, y me inviten o me los presten». Por eso les digo a todos esos que se quejan de que no tienen «éxito» en sus carreras literarias: si no lo tienes es quizá porque no lo deseas lo suficiente, o porque no estás dispuesto a hacer todo lo que se necesita para conseguirlo. Pero de que se puede, se puede. El mejor ejemplo es Jorge Volpi. Es tanta su necesidad de éxito y reconocimiento que a pesar de que todos los críticos le han tundido, él sigue escribiendo como si nada. Y si sigue así, es capaz de conseguir en unos años que le den el Nobel, nomás que se dé la oportunidad.

Qué consejo le darías a las personas que tienen dudas acerca de cuál es la mejor manera de publicar su ópera prima ¿Editorial o autopublicación? ¿Pros y contras? ¿Qué se debe preguntar, qué se debe saber?


La industria editorial ya cambió, pero todos se resisten a darse por enterados, empezando por los propios escritores. En la actualidad, lo principal es conseguir lectores, no vender libros. Los libros se venden solos si tienes lectores. ¿Cómo conseguir lectores? Usando los nuevos medios, las redes sociales. A las editoriales tradicionales ahora lo único que les interesa es vender libros, no conseguir lectores. Lo que hagas con el libro después de que lo compraste les tiene sin cuidado, si te limpias con él o lo usas para la estufa, o lo lees. Ellos ya vendieron el libro. Por eso publican lo que sea. Las editoriales dejaron de hacer su trabajo: servir como filtros y garantía de calidad para lo que publicaban. Ahora publican cualquier basura si se vende. Por eso publican los consejos de Yuya o 50 sombras de Grey.

Lo que nos han traído las redes sociales es la posibilidad de conseguir lectores, pero para ello tienes que atraerlos y cultivarlos diariamente, dándoles algo a cambio de su atención, aportándoles cosas valiosas y no sólo tratar de enjaretarles tu libro o llenándolos de publicidad. Si quieres «figurar» en el medio literario en México, pues gana premios, concursa para becas, haz «vidita literaria», hazle la barba a las «vacas sagradas» de tu comarca, y a lo mejor la editorial de tu estado te publicará un libro, que nadie leerá y a nadie le importará, pero ya «figurarás». Ahora, si lo que quieres es que te lean, pues publica tú mismo tu libro, promociónalo mediante las redes sociales, súbelo a las librerías digitales, crea tus propios lectores. En una de esas, a una editorial tradicional le interesa que tengas 5 mil o 10 mil o 100 mil seguidores dispuestos a comprar tu libro. Ahora el escritor tiene que hacerla de todo, además de escribir una obra extraordinaria: corregir, editar, publicar, promocionarse, vender, cobrar. Si no sabes, pues aprende, o recurre a quien sepa.

Hablando de tecnologías y redes sociales, ¿Qué se llevó la era de Facebook y qué nos dejó?


Bueno, en términos sociales y no literarios únicamente, las redes sociales, no sólo Facebook, les han abierto el mundo a muchas personas que antes no tenían ni peregrina idea de que hubiera tanta gente parecida a ellas, con la que compartieran tantas cosas, desde sus gustos y pasatiempos hasta sus prejuicios. Ahora, las redes sociales sirven para lo que tú quieras que sirvan. Si las utilizas para mandar videos chuscos, fotos de gatos o memes «motivadores», pues estás desperdiciando una herramienta de comunicación poderosísima. Las puedes usar para hacer negocio, para compartir información o para generar conocimiento. Yo, primordialmente, la uso para conocer personas, promover mi trabajo y compartir información. Me gusta la idea que leí alguna vez de que uno es el «curador» de su muro de Facebook. Uno es una especie de editor de su propio periódico diario. Todo lo que compartes es leído por tantas personas que ni te imaginas lo que piensan de ti o la imagen que les proyectas. A mí me gusta compartir cosas útiles de lo que leo, generalmente relacionado con la literatura, la música y la sociedad. Sobre política no me interesa ni compartir ni polemizar, aunque eso no quiere decir que sea apático o apolítico. Simplemente prefiero ocupar mis energías en otra cosa.

¿Dónde podemos leerte, seguirte y adquirir tus libros?


Me pueden leer casi todos los meses en la Revista de la Universidad de México, a veces en La Jornada Semanal de La Jornada y en Confabulario de El Universal. Tengo un blog, algo abandonado, que utilizo más como bitácora y archivo, en http://omblogismo.blogspot.com El primer libro de cuentos está agotado, pero muchos de ellos, sueltos, se pueden leer en la red. El perro de Brasil, que es e-book, se puede conseguir aún en la librería virtual de Educal. Los dos poemarios se pueden descargar gratuitamente en http://issuu.com/guiveza Estoy en Facebook y en Twitter como @tundeteclas

Yo mencionaré algunas palabras y tú su definición:


Objeto
: Algo que no es sujeto.
Cabello: Lo que termina por caerse inevitablemente al paso de los años.
Azafrán: El olor de la casa de mi abuela.
Olor: El más primitivo y animal de los sentidos.
Armario: Lugar donde se guardan los otros yo de los que nos disfrazamos a diario.
Manos: Artilugios para acariciar cuerpos.
Árbol: Ojos con que nos miran los muertos.
Libro: Ventana para conocer otros mundos.
Niño: El que me gustaría seguir siendo.
Hijo: Descendiente que, hagas lo que hagas, terminará culpándote de haberle desgraciado la vida.

viernes, abril 24, 2015

In memoriam: Max Rojas (1940-2015)


El turno del aullante (fragmento)

X
Era como si el fantasma de un hombre que se hubiera
ahorcado regresara al lugar de su suicidio, por pura
nostalgia de beber otra vez las copas que le dieron valor
para hacerlo y preguntarse, tal vez, cómo tuvo el coraje.
Malcolm Lowry, Bajo el volcán.
 
…y sepa dónde y cuándo apuñalearon mi cadáver.

Caidal mi pinche extrañación vino de golpe
a balbucir sepa qué tantas pendejadas;
venía dizque a escombrar lo que el almaje me horadaba,
y a tientas tentoneó para encontrarse
un agujero tal de tal tamaño que en su adentro
mi agujereaje y yo no dábamos no pie
sino siquiera mentábamos finar
de donde a rastras pudiera retacharse nuestro aullido.

Eso es lo que me queda —dije— de tanta extrañación
como he tenido; un hueco nada más, y ya me crujo
del tanto temblequear de que ese hueco
del mucho adolorar se me deshueque
y ya ni hueco en que caer tengamos
ni mi agujero ni mi yo
tan deshuecado invertebral volvido
que ni a madrazos mi almaraje quiera
ponerse a recoger su trocerio.

Caidal mi pinche extrañación se fue de golpe
luego de extremaunciar sepa qué tantas pendejadas;
no le entendí ni madres de todo lo que dijo,
pero sentí que era de cosas que desgracian.
A buena hora se te ocurre —dije—
venirme a jorobar con lo pasado,
cuando que a puro ferretear me atasco el alma;
si no fuera por tanto pinche clavo que me clavo,
ya ni memoria ni aulladar tendría.
A mí de sopetón una mujer me destazó en lo frío,
y desde entonces
a puro pinche ardor me estoy enfriando.
Ni lumbre en el finar del almaraje y sus trocitos queda
y sólo el agujero está y estamos dentro
mi esqueletada y yo y mis agujeros,
a trompicones tentaleando fondo
para por fin tener donde aventar el alma
y de una vez echar la moridera.

Luego de extremaunciarme el esqueleto,
mi pinche extrañación se fue de golpe;
a tales rumbos me aventó de lejos
que pura mugre soledad me fui encontrando;
de arrempujón en empujón llegué a mis huecos,
todo ya de oquedad hallado hoyado,
y sin huesaje ya y sin nada
en que la agonición llevar a cabo.
Es frío —me dije— lo de agonir que tanto escalda,
pero el asunto es memoriar lo que en trocitos
del almaje va quedando de esa mujer y yo memorio
de cuando me hoyancó y, luego, hubo un desmadre tal
que estropició la elevación de los San Ángel
y memoreo, también, que al destazarme
los huesos se me fueron hasta un deshuesadero tal
que, entonces, mi agujereaje y yo crujímonos de frío,
y a puro pinche enfriar hemos andado desde entonces.

Extremahumado ya,
ni un chinguirito de lumbre en el almaje y sus retazos queda
para lumbrar siquiera el huésar donde a tumbos
velorio a esa mujer que desahució mi almario
y cascajó, de paso, la ardidera.
Una llagada me dejó, y qué llagada,
y aluego hubo un friadal y un chingo más de casas
que a chingadazos, pues, me auparon la caída.
Si así —me dije—, sin nada de huesar
y a puro bújero velorearé por siempre a esa mujer
mientras chinguitos del almar me queden
y siendo como es de frío lo de agonir que tanto escalda,
mejor ya de una vez me descerrajo el alma
y a ver en qué lugar la moridera boto.

Ya ni mi triste corazón me aguanta nada
y ya que en éstas del morir me esculco muerto,
dada la extremaunción, el último traguito
mi agujereaje y yo nos lo echaremos solos.
Briagados ya, y a tarascazos dando fondo,
vidriaremos por ahí a ver en que mugre velorio
nos aceptan:
resurreccir como que está bastante del carajo
y este pinche camión de Tizapán que ya no pasa,
como que nada más hasta un barranco hubo llegado.
Junio de 1971

domingo, abril 05, 2015

La mejor lección de estilo literario


Este es un pequeño capítulo de la extraordinaria novela 'El gran cuaderno' de Agota Kristof (que forma parte de la trilogía 'Claus y Lucas').
En mi opinión este fragmento es la mejor lección de estilo literario que se puede encontrar. Debería leerse al inicio de todas las sesiones de todos los talleres literarios del mundo para que a nadie se le olvide de lo que se trata esto.
(Si se quieren baj
ar el libro gratis, el enlace está al final)
 
"Nuestros estudios".

Para nuestros estudios contamos con el diccionario de nuestro padre y la Biblia que hemos encontrado aquí en casa de la abuela, en el desván.
Damos lecciones de ortografía, de redacción, de lectura, de cálculo mental, de matemáticas y hacemos ejercicios de memoria.
Usamos el diccionario para la ortografía, para obtener explicaciones y también para aprender palabras nuevas, sinónimos y antónimos.
La Biblia nos sirve para la lectura en voz alta, los dictados y los ejercicios de memoria. Nos aprendemos de memoria, por tanto, páginas enteras de la Biblia.
Así es como transcurre una lección de redacción:
Estamos sentados en la mesa de la cocina con nuestras hojas cuadriculadas, nuestros lápices y el cuaderno grande. Estamos solos.
Uno de nosotros dice:
—El título de la redacción es: «La llegada a casa de la abuela».
El otro dice:
—El título de la redacción es: «Nuestros trabajos».
Nos ponemos a escribir. Tenemos dos horas para tratar el tema, y dos hojas de papel a nuestra disposición.
Al cabo de dos horas, nos intercambiamos las hojas y cada uno de nosotros corrige las faltas de ortografía del otro, con la ayuda del diccionario, y en la parte baja de la página pone: «bien» o «mal». Si es «mal», echamos la redacción al fuego y probamos a tratar el mismo tema en la lección siguiente. Si es «bien», podemos copiar la redacción en el cuaderno grande.
Para decidir si algo está «bien» o «mal» tenemos una regla muy sencilla: la redacción debe ser verdadera. Debemos escribir lo que es, lo que vemos, lo que oímos, lo que hacemos.
Por ejemplo, está prohibido escribir: «la abuela se parece a una bruja». Pero sí está permitido escribir: «la gente llama a la abuela "la Bruja"».
Está prohibido escribir: «el pueblo es bonito», porque el pueblo puede ser bonito para nosotros y feo para otras personas.
Del mismo modo, si escribimos: «el ordenanza es bueno», no es verdad, porque el ordenanza puede ser capaz de cometer maldades que nosotros ignoramos. Escribimos, sencillamente: «el ordenanza nos ha dado unas mantas».
Escribiremos: «comemos muchas nueces», y no: «nos gustan las nueces», porque la palabra «gustar» no es una palabra segura, carece de precisión y de objetividad. «Nos gustan las nueces» y «nos gusta nuestra madre» no puede querer decir lo mismo. La primera fórmula designa un gusto agradable en la boca, y la segunda, un sentimiento.
Las palabras que definen los sentimientos son muy vagas; es mejor evitar usarlas y atenerse a la descripción de los objetos, de los seres humanos y de uno mismo, es decir, a la descripción fiel de los hechos.

(https://es.scribd.com/doc/33842888/Agota-Kristof-El-Gran-Cuaderno)

lunes, marzo 30, 2015

Los mil rostros de Elena Garro



Elena Garro le sigue el paso a Gabriel García Márquez


LOS MIL ROSTROS DE ELENA GARRO
por Guillermo Vega Zaragoza

Cuando apareció la noticia, el pasado 13 de julio (de 2006), de que el Instituto de Acceso a la Información Pública (IFAI) daría a conocer documentos en los que se comprobaba que la escritora Elena Garro fue “informante” del gobierno federal durante cerca de ocho años (de 1962 a 1970), no pude dejar de acordarme de una frase pronunciada por el personaje de la película Atrápame si puedes (Catch me if you can), de Steven Spielberg, protagonizada por Leonardo DiCaprio: “La gente cree lo que le dices”.

Esta cinta está basada en la vida de un personaje real, Frank Abagnale Jr., quien antes de los 21 años se había convertido en el defraudador bancario más buscado por el FBI, y no sólo eso: se había hecho pasar por piloto de aviones comerciales, médico y abogado litigante. Todo gracias a su poder natural de persuasión. Es decir, actuaba con tanta seguridad que la gente le creía todo. Pero Abagnale tenía un talento adicional: sabía distraer a su interlocutor, cuando éste empezaba a sospechar, con comentarios o relatos que no venían a cuento. Finalmente, Abagnale fue capturado y encarcelado, pero años después el propio FBI le propuso colaborar con ellos para atrapar a otros defraudadores menos capaces que él.

Todos aquellos que la conocieron y trataron, sin excepción, coinciden en afirmar que la de Elena Garro era una inteligencia excepcional, además de su talento literario, que está fuera de toda duda, pues para muchos es la mejor escritora mexicana del siglo XX. Son numerosos los testimonios de quienes la conocieron cuando, muy joven, se casó con Octavio Paz y los deslumbraba con su agudeza y su capacidad crítica, lo que para muchos provocó los celos del propio Paz, quien no soportaba que nadie, ni siquiera su esposa, le hiciera sombra. El carácter explosivo, apasionado y contradictorio de Elena también debió contribuir al rompimiento del matrimonio con el poeta.

Son bien conocidas también las cambiantes posiciones políticas de Elena Garro. Dice René Avilés Fabila: “Las grandes confusiones ideológicas y sus miedos fueron sus peores enemigos”. Si bien al principio estuvo cerca del Movimiento Estudiantil del 68, tiempo después renegó públicamente de sus dirigentes en un célebre texto: “Yo culpo a los intelectuales de cuanto ha ocurrido. Esos intelectuales de extrema izquierda que lanzaron a los jóvenes estudiantes a una loca aventura, que ha costado vidas y provocado dolor en muchos hogares mexicanos. Ahora, como cobardes, esos intelectuales se esconden… Son los catedráticos e intelectuales izquierdistas los que los embarcaron en la peligrosa empresa y luego los traicionaron. Que den la cara ahora. No se atreven. Son unos cobardes…”

La verdadera caída en desgracia de Elena Garro comenzó cuando supuestamente acusó a intelectuales como Luis Villloro, Leopoldo Zea, Rosario Castellanos, José Luis Cuevas, Carlos Monsiváis, Víctor Flores Olea, José Luis Cuevas, Leonora Carrington, Emmanuel Carballo y al mismísimo Octavio Paz (que entonces era embajador de México en la India y renunció en protesta por la matanza del 2 de octubre), de ser los instigadores de la “conjura comunista” detrás del movimiento estudiantil.

Su amigo, el crítico Emmanuel Carballo trató de explicar cuáles pudieron haber sido las razones por las que Elena Garro realizara acciones de “espionaje”, según los documentos del IFAI: “Ella era una mujer acostumbrada a la buena vida, entonces, cuando se separa de Octavio, necesita dinero para mantener su estilo de vid e imagino que fue cuando entró en alguna negociación con el gobierno, que, a cambio de ayudarla económicamente, le exigía información”.

Luego de que se dieran a conocer estos documentos “clasificados” sobre Elena Garro, su biógrafa oficial, Patricia Rosas Lopátegui, afirmó en los diarios que se trataba de “calumnias e injurias”, para “desviar la atención pública del fraude electoral”, así como de “amenazar a los intelectuales de izquierda” que apoyaban a Andrés Manuel López Obrador.

La misma Rosas Lopátegui publicó en la revista Proceso del 16 de julio de 2006 el testimonio de Helena Paz Garro, quien trata de aclarar el asunto con un confuso e intrincado relato de las andanzas de ambas en aquellos aciagos días. Elena Garro y su hija Helena Paz Garro pocas veces se separaron; podría decirse que eran como una célula, indivisibles, y aunque eran dos personas diferentes es muy probable que compartieran la misma visión de las cosas que les sucedían.

Por eso llama la atención que Helena Paz Garro haga tantas digresiones y dé tantas vueltas para relatar los hechos. Ella misma lo reconoce: “Son tantas las cosas que te tengo que contar que me voy por las ramas”. Resulta sorprendente su capacidad para colocar en el mismo nivel de importancia asuntos como las conversaciones que tuvieron con Fernando Gutiérrez Barrios, entonces temible director federal de Seguridad, y cómo dejaron sin comer al perro y al gato; cómo estaban prácticamente sitiadas por agentes judiciales y la marca del vestido que portaba, si traía maquillaje o si había ido al peinador. O la reunión de Helena Paz con Gustavo Díaz Ordaz, quien se maravilla de que ella lleve anotados los puntos que quería tocar con él en un “acordeón”, pero que luego el Presidente le diga: “¿Qué se le ofrece?” y ella no le pida nada, a pesar de que, confiesa, “yo lo único que quería era recuperar mi casa de París que mi papá nos había quitado”.

Si tan sólo nos atuviéramos a este testimonio, encontramos una capacidad de fabulación excepcional. ¿Quién puede asegurar que Elena Garro, con la inteligencia que todos le atribuyen y reconocen, decidiera jugar al “agente doble” con el gobierno, para, como dice Carballo, obtener apoyo económico? ¿Que quieren nombres y direcciones? Ahí están. ¿Quieren teléfonos y números de pasaportes? Tengan. ¿Quieren relatos de conjuras, complots e intrigas? Qué me dura John LeCarré. Entre los documentos dados a conocer por el IFAI se encuentra un memorandum de la CIA en el que se relata una larga charla en la que Elena Garro confiesa un encuentro incidental con Lee Harvey Oswald, el presunto asesino de John F. Kennedy, ni más ni menos.

A propósito escribió Javier García-Galiano: “Trato de imaginar las fichas concebidas por Elena Garro y sé que serían pequeñas obras maestras de la literatura y que conformarían una crónica peculiar de aquella época. Lamentablemente, sospecho que no existen, por lo que acaso habrá que pergeñar sus apócrifos”.

Sin embargo, la triste realidad es otra: es muy probable que Elena Garro haya querido utilizar a todo mundo, y al final terminó siendo utilizada por el sistema como víctima exculpatoria. Después del 68, Garro y su hija Helena se exiliaron. Finalmente pudieron regresar, pero vivieron en condiciones precarias. Hasta el fin de sus días, Elena Garro clamó por el reconocimiento literario que siempre le escamotearon, pero murió en 1998, a los 77 años.

Ojalá todo este escándalo sirviera para que el público regresara los libros de Elena Garro, a que se repusieran sus obras de teatro, a que se revalorara su talento y su aportación a la literatura mexicana y universal, pero eso no le interesa a los medios ni al público. Qué lástima.

(Publicado en la revista Paso de Gato, Marzo 2007)