sábado, enero 02, 2010

Sherlock Holmes, héroe de acción



Pues ya fui a ver Sherlock Holmes y me gustó. Sé que algunos puristas ya han puesto el grito en el cielo y quieren crucificar al pobre de Guy Ritchie (con soportar a Madonna tuvo suficiente castigo el pobre) por hacer la cosa para la cual lo contrataron: convertir al detective por antonomasia en un héroe de acción.

Quizá yo mismo también la hubiera hecho de toficos hace un tiempo, pero lo cierto es que ya me he vuelto menos extremista y más comprensivo. Para mí está bien que se hagan películas basadas en obras literarias. Es una excelente manera de acercar a las nuevas generaciones a la lectura, aunque sea por curiosidad. Ahora los editores podrán republicar las aventuras escritas por Conan Doyle con Robert Downey Jr. y Jude Law en la cubierta y vender unos cuantos miles de ejemplares.

También me parece bien que en las películas se tomen la libertad de reinterpretar y modificar los mitos y ponerlos a la altura de las circunstancias actuales. Ahora se trató de actualizar el personaje tomándose algunas libertades y, contrariamente a lo que algunos creen, corrigiendo algunas ineactitudes e inventos que las anteriores versiones cinematográficas sobre el personaje nos han endilgado. Por ejemplo, la imagen del doctor Watson: gordito, bonachón y medio lerdo. Quizá se exageró un poco poniendo al carilindo Law, pero le añade más atractivo, no nada más el papel de sidekick (patiño, pa' que me entiendan). También se eliminó eso de la gorrita de alas (como del Chavo del Ocho), que nunca se menciona en las obras originales y cuantimenos eso de "Elemental, mi querido Watson" (que siempre me sonó como a "Claro, pendejo, ¿qué no ves?").

Por su parte, Robert Downey siempre me ha caído bien, y ahora aún más porque ha sabido resurgir de sus propias cenizas cuando parecía que su carrera se había ido por el caño a causa de sus adicciones. Quizá está algo chaparro, pero le añade el toque justo de locuacidad y desmadre para hacer entrañable su interpretación.

La que sí siento algo fuera de lugar es a la tal Rachel McAdams. Entiendo que había que ponerle cierta tensión romántica a la cinta, pero creo que está de más y le añade bien poco a la historia. Además, ¿quién va a creer que una tipa con esa carita y ese cuerpo iba a ser la némesis de Holmes, la única persona que lo pudo vencer en las narraciones originales?

Quizá las escenas de acción están demasiado "ritcheadas" (ni modo, así es él y así le salen), pero en general la puesta en escena es impecable; le queda muy bien a la historia ese look cochambroso que le pone a sus cintas desde Lock, Stock and Two Smoking Barrels y Snatch. Si no era así Londres en la época de Holmes, creo que se parecía muchísimo. Hasta es posible oler y sentir el ollín de la gran capital industrial que era en ese entonces.

Y, como ya es previsible, seguirán una o dos secuelas, para que el detective se enfrente a su archienemigo, el malvado señor Moriarty. Preparen las palomitas desde ahorita.

3 Comments:

Blogger Alejandro Ramírez Romero said...

Cierto, la vi hace unas horas y luego de leer tu blog, coincido en que más pronto de lo que pensamos veremos anunciada la secuela.

4:29 p.m.  
Blogger pispiration said...

A mí también me gustó. Más porque no traiciona la posición científica de Conan Doyle. Y entiendo tu punto pero Rachel McAdams para mí es grandiosa, desde Chicas Pesadas.

OJO: Hollín lleva H.

10:29 a.m.  
Blogger Piel said...

ayysss!!! Claro que ambos se ven hermosos y guapisimos en la publicidad de la Pelicula.. Pero me quedo con RD .. Aysss!! Un placer visual y creativo verlo crear como el lo hace con cada personaje... en mi caso lo usare como excusa paraque mi hijo adolescente lea a Conan Doyle.

Espero verla la proxima semana, este miércoles me toca café y charla jaja!

Abrazos amigo!!

¿C+omo va esa salud?

P.D. Me gusto la foto del perfil!!

2:26 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home