lunes, septiembre 10, 2007

Luciano y yo

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
Dos titanes se saludan

Resulta que el sábado en la noche asistimos a un íntimo ágape para festejar un cumpleaños más del gran amigo y maestro Javier Malpica. Todo iba muy bien, hasta que al Gato Quezadas, por carecer de talento suficiente para las evoluciones dancísticas, se le ocurrió agarrarme de su puerquito (literal y figuradamente):

"¡Ándale, Luciano, aviéntate un aria!", "¡Órale, échate Miss Sarajevo!"

Y así, duro y dale, hasta las 4 de la mañana, en que cayó víctima de sus propios excesos y terminó abrazado a la taza del baño contándole sus penas (si les digo que los caminos del Señor son insondables).

En algún momento, para seguir la chanza, dije: "Pues no me lo van a creer, pero yo tengo una foto con Pavarotti". De inmediato se escucharon las obscenas expresiones de incredulidad. "De veras", reiteré. "Nomás la escaneo y se las mando".

Lo hice y ahora la posteo para que también ustedes, incrédulos cinco lectores de este remedo de blog, me crean. Fue en 1989 ó 1990, en el Museo Carrillo Gil. Entonces yo no usaba barba (jeje).

Pero eso no es todo. Viene lo mejor:

Cuando se acabó el guateque, me fui a casa en taxi. Al entregarme el cambio, el chofer me dijo: "Espero que no se moleste por lo que voy a decirle, pero ha sido un honor traer en mi carro a Luciano Pavarotti", soltó una carcajada como maníaco y salió disparado hacia el inminente amanecer dominical.

Deveritas que así fue.

Etiquetas: ,

1 Comments:

Blogger El Lobo said...

Podría ser peor, Guillermo: podrías parecerte a Chespirito (¡Horror!)

Saludos

7:35 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home