domingo, agosto 19, 2007

Rockstalgia de Los Doors

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

El otro día andaba yo en la Gandhi y me encontré un librito singular: Rockstalgia. Crónicas rocanroleras –años 50 y 60-, de Víctor Blanco Labra (Editorial Diana, 2007). Me llamó la atención porque recordé que el autor fue periodista rocanrolero en los sesenta y había escrito una de las pocas crónicas del primer concierto que The Doors dieron en México en julio de 1969. (Al respecto escribí un artículo que en su momento apareció en el entonces semanario etcétera y que se puede encontrar también en La Celebración del Lagarto, que es mi página dedicada a Jim Morrison y Los Doors).

Leí el índice del libro y vi que traía un capítulo dedicado precisamente a la estadía del grupo angelino en nuestro país. Cuál no sería mi sorpresa al encontrarme lo siguiente en la página 225 del libro:

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket
(Por si no se alcanza a ver, se los transcribo aquí:

“23

“Los Doors en México

“Reseña del show de Los Doors en México escrita por el autor de este libro y publicada en la revista POP No. 39 del 1 de agosto del 69 y reproducida varios años después en el libro Morrison en México (“Los pasos perdidos del Rey Lagarto”) de Valdés Cruz.

“Según comentarios en Internet de Guillermo Vega Zaragoza, quien afirma que esta reseña es una de las pocas fuentes de primera mano que se pueden conseguir acerca de lo que fue el primer concierto de The Doors en México; y advierte que lo reproduce ‘respetando la intrincada redacción original’”)

¡Tómala, barbón! ¡El mismísimo Víctor Blanco Labra me cita en su libro! En efecto, lo que sigue es la transcripción (casi literal) de lo que reproduje en el mencionado artículo, además de unos comentarios adicionales de VBL con declaraciones de los Doors, que más adelante reproduciré, pero antes quiero hacer una precisión:

El maestro Blanco Labra se equivocó en el título del libro de Merced B3l3n Valdés Cruz (de veras, así se escribe su nombre). El título correcto es The Doors: Los días extraños. Se trata de una publicación de autor, de la cual yo ya he visto una edición más reciente (no sé si traiga lo mismo o le haya aumentado algo, pero la vi apenas la semana pasada en un puesto de la Feria del Libro Universitario de Pachuca). Lo que VBL menciona como nombre del libro en realidad es el título del artículo que se publicó en etcétera.

Pero eso es peccata minuta. Lo importante es que el autor rescata el texto y añade cosas poco conocidas de los Doors en relación con su visita a México. Cito textual al maestro Blanco Labra:

“ENTREVISTA”

Después del des-concierto narrado, busqué a Los Doors en el hotelito muy exclusivo de Las Lomas de Chapultepec donde los hospedaron en la Ciudad de México. Sólo pude platicar con Ray Manzarek y Robbie Krieger. Aquí reproduzco una sola respuesta, por demás inteligente, a una pregunta estúpida mía:

POP: ¿Qué opinas de la situación mundial?
ROBBIE: ¿En 25 palabras?

JIM EN ONDA

Tiempo después me enteré de que la noche del famoso concierto Jim Morrison estaba tan drogado que Javier Castro en la oscuridad del show, se tuvo que meter a gatas detrás Jim, quien cantaba sentado en un amplificador, para detenerlo con un cepillo de piso que introdujo por la espalda debajo de la chamarra de cuero del cantante hasta sus hombros para que no cayera al suelo.

LOS DOORS EN L.A.

Del No. 48 de POP del 12 de diciembre de 1969, reproducimos a continuación unos fragmentos del artículo “Un día con Los Doors”, escrito desde Hollywood por mi entonces colaborador Eduardo –Baca_ Delgado, quien se reunió con Los Doors en Los Ángeles, California, cuando ensayaban en un estudio y abordó el tema del único concierto que dieron en México. A Bill Siddons, representante de Los Doors, le preguntó:

POP: ¿Es verdad que se presentarán otra vez en México?

BILL: No creo que se pueda hacer, entre otras cosas porque no tranzaron en el Fórum; y, además, a los muchachos no les gustó actuar ahí.

RAY: Tú sabes, toda esa gente del Fórum.

POP: Pero toda la juventud, lo que de veras aprecian su música, quieren verlos en algún estadio o donde sea.

BILL: Pero no hay permiso de tus autoridades.

RAY: Es lo que más queremos, tocar para toda la gente de onda en México, pero desgraciadamente no es posible; por lo pronto, chance y el año entrante. Bueno, cuate, siéntate en esa silla, que el ensayo ya va a comenzar.

ROBBIE: Esa silla es la de Jim.

En eso entró un cuate de greña bastante corta, muy bien rasurado y con lentes oscuros, que caminaba muy raro.

-Vaya –dijo-. Apenas llego un poco tarde y ya tienen un nuevo cantante ocupando mi silla. Qué cosas, Tendré que buscar otro grupo.

Era Jim Morrison con el pelo más corto que nunca, ¡y ya rasurado!

Cuando terminó el ensayo, Jim dijo:

-Podéis ir en paz, el ensayo ha terminado.

Morrison tomó entonces su libro de poesías, rojo con letras doradas, que decía James Douglas Morrison. Poems. Antes de irse, me volteó a ver y dijo:
-No me pidas una entrevista, las odio.
-No te iba a pedir nada –respondí-.
-Muy bien, hasta luego –sonrió y se fue.

Hasta aquí la información adicional del maestro Blanco Labra. El libro en general es una lectura muy disfrutable. En realidad se trata de un relato autobiográfico del autor, desde su infancia en Querétaro y Puebla hasta su ascenso como periodista musical, primero en Notitas musicales y luego como fundador de la mítica revista POP y reportero en El Heraldo de México, cuya sección de espectáculos dirigía nada más y nada menos que ¡Raúl Velasco!.

Todo ello salpicado de sabrosas anécdotas sobre los artistas de la llamada "Época Dorada del Rock en Español" y de los años sesenta con la "onda hippie" en pleno apogeo, en un lenguaje fresco y desenfadado, muy en "la onda" propia de entonces, pero que no suena a antiguo sino tremendamente actual. Se trata de un libro que pueden disfrutar los papás, que se acordarán de las "locuras" que hicieron cuando chavos, y también los hijos, que se podrán dar cuenta de que no todo empezó con RBD ni Avril Lavigne.

Etiquetas: ,

3 Comments:

Blogger Mar said...

Hace tiempo que quería venir a tu blog, y hoy por fin he llegado: tengo mucho que leer :-)
Te enlazo ahora mismo al mío, tannto este como el de deciado a The Doors. Soy Marina, espero que te acuerdes de mi:-)
Saludos

7:05 p.m.  
Blogger nacho said...

Memo: Pop incluía posters actulizados de grupos rockeros con los que yo aderezaba las paredes de mi recámara, amén de otros que conseguía en revistas gringas (nací en la frontera con EU). Notitas musicales era mediocre respecto a lo que podíamos conseguir en California o Arizona sobre Morrison, Lennon o Joplin. Estábamos tan cerca de San Francisco (geográficamente hablando) y de los conciertos de Zepelin en San Diego, que leer aquellas fumadas de "strawberry people" de Tree Souls in my Mind, nos daba sueño.
No exagero, pero la vivencia en la frontera del fenómeno contracultural estaba a cien años luz de lo que se vivía en el defectuoso.
En la secundaria publicábamos un periódico que se llamaba "Albor", donde sacábamos crónicas de Crosby,Stills, Nash & Young; de Santana y The Yardbirds como cosa de diario.
No exagero y me pregunto si eso formará parte de algún compendio histórico de la época.

Te mando un abrazo.
nacho mondaca

1:35 a.m.  
Blogger AndreaLP said...

Llegué aquí vía google y me reencuentro con un gran escritor que conocí kissero y que aún no entiendo porqué me borró de su lista de amigos.

Me da gusto saber que a pesar de que los años han pasado, sigues siendo el mismo y estás mejor que nunca.

Un abrazo.

12:26 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home