lunes, octubre 30, 2006

"El problema de México son los pinches políticos y nosotros somos unos pendejos por dejar que nos sigan viendo la cara"

Photobucket - Video and Image Hosting

"¿Cuántos son pa´no tener que contarlos conforme vayan cayendo?"

En efecto, el asunto de Oaxaca se ha complicado y enrarecido tanto por la ineptitud del gobierno federal y el aferramiento del PRI, pero sobre todo por la mano invisible que mueve la cuna, es decir, Elba Esther Gordillo, que es el verdadero factor desestabilizante detrás de todo esto.

Nos esperan tiempos aún más difíciles para todos aquellos que aspiramos vivir en libertad, en un país más justo, donde la gente no se muera de hambre ni tenga que emigrar, donde haya más oportunidades para todos sin necesidad de soportar sueldos y trabajos de mierda en alguna multinacional que "generosamente" viene a instalarse aquí; en un país en el que no nada más se beneficien los más ricos y los más poderosos sino que la riqueza se reparta parejo, de acuerdo a las capacidades de cada quien, no por las relaciones de poder ni las recomendaciones ni los chanchullos.

No obstante, a veces la gente más sencilla es la que entiende mejor las cosas de la realidad que le rodea, aunque no tengan maestrías ni doctorados ni una amplia bibliografía publicada.

Un joven taxista me lo dijo ayer: "El problema de México son los pinches políticos y nosotros somos unos pendejos por dejar que nos sigan viendo la cara".

Lo paradójico es que le pregunté que por quién había votado y me dijo que no lo había hecho, pero que en todo caso lo hubiera hecho por AMLO, aunque no le caía muy bien porque a final de cuentas era priísta igual que todos.

Le pregunté entonces cuál era la solución para deshacernos de los políticos, si no votaba por un cambio, y me dijo algo muy sabio:

"Pues es que, joven, primero tenemos que cambiar nosotros. Dejar de ser tan pendejos y no creernos las mentiras que nos dicen los políticos". (Y que, desde luego, repiten como loros huastecos sus adláteres en la prensa, la radio y la televisión).

Ese es el punto, y no otro, que parece que a muchos (aquí, allá y en todas partes, como dirían los buenos Beatles) les cuesta trabajo entender.

Etiquetas:

4 Comments:

Blogger Alea Reygo said...

Está en el aire, ¿verdad? Eso de sentir que no más no sé ve por dónde. Es pura pinche actitud de la gente, pinche gente... si seremos... Bueno, mejor no le sigo porque me vuelvo a enojar (ve mi blog, el que se llama Tercer mundo), además mi enojo me sale como si fuera personaje del complot mongol...
Saludos Memo, que estés bien.
Un beso
Ale Reyes

1:59 p.m.  
Blogger el andrei said...

¿Y una vez que cambiemos nosotros? ¿Y una vez que no les creamos?, ¿qué?

3:00 p.m.  
Blogger Trio Galaxia said...

Ahora bien, acuerdo contigo... nomás que... ¿quién comienza a cambiar y a dejar de creer en las mentiras?... suena re-fácil pero... ¿quién se arranca?

11:03 a.m.  
Blogger Trio Galaxia said...

Ahora bien, acuerdo contigo... nomás que... ¿quién comienza a cambiar y a dejar de creer en las mentiras?... suena re-fácil pero... ¿quién se arranca?

11:03 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home