jueves, octubre 19, 2006

¿Cómo se llamó la obra?

PRIMER ACTO (Melodrama):

Federico

por Ciro Gómez Leyva

http://milenio.com/mexico/milenio/firma.asp?id=446832

Carlos Marín tomó la decisión correcta. Nadie, ni siquiera uno de los fundadores del diario, puede opinar en estas páginas que el periodismo que aquí se produce es miserable, corrupto, sin acompañar sus palabras con pruebas sólidas o con una carta de renuncia. Federico agredió el martes a MILENIO a partir de hipótesis y criterios morales pensando que tenía derecho a hacerlo y que la vida debía seguir como si nada hubiera ocurrido. Marín, el director, lo juzgó inaceptable y lo corrió.

Federico sabe que MILENIO enfrenta la presión recurrente de uno de los hombres más poderosos de México: uno con gran solvencia económica y logística para financiar y administrar sus embestidas. En la disyuntiva MILENIO -Andrés Manuel López Obrador, Federico nunca dudó en ponerse del lado de su líder político, en adjetivar a favor de su líder político. Y se le respetó. ¿Cuántos otros medios habrían hecho algo medianamente parecido?

Acusa a MILENIO con la vieja receta de la sumisión al poder, cuando, al menos en los últimos meses, él se puso al servicio de un poder millonario, poco transparente, intimidador, como es el lopezobradorismo.

Admiré siempre en Federico su espíritu liberal y contestatario. Compartí con él infinidad de choques con el poder político, económico, religioso, intelectual. Si algo nos hermanó fue dar esas batallas desde la trinchera periodística, con las desventajas que ello implicaba. Hoy, él es un hombre cercano a los hombres de poder. Por eso, mucho más que un periodista, él es hoy un hombre de poder. Entiendo, pues, el disgusto, el fastidio, la ira que debe producirle un diario que no está interesado en besarle la mano a López Obrador.

Ni a López Obrador ni a nadie. Así ha sido MILENIO siempre. Así hemos sido siempre. Por eso la prensa militante nos ha acusado sin éxito ninguno de ser zedillistas, liebanistas, zapatistas, labastidistas, priistas, cuauhtemistas, salinistas, pejistas. Por eso nos tacha ahora de calderonistas.

No hay novedad en las descalificaciones actuales. Las conocemos muy bien. Muy bien. MILENIO, por fortuna, ha sido más fuerte que sus detractores. Y más grande que sus mejores colaboradores, Federico incluido. Estoy seguro que lo seguirá siendo.


SEGUNDO ACTO (Giocoso ma non troppo)

Un obsequio de Martín Rodríguez

por Carlos Marín

http://milenio.com/mexico/milenio/firma.asp?id=446834

Martín Rodríguez es un gambusino del idioma que coedita los suplementos a cargo del orfebre José Luis Martínez (¿qué tal el cultural Laberinto?), y de vez en cuando se desprende de algunos de sus hallazgos en el hermenéutico mundo de la filología, la lingüística y las etimologías.

Ayer hizo un refrescante regalo, a propósito de la palabra ventrílocuo:

Fue a partir del Siglo XVI cuando los ilusionistas de circos, ferias y auditorios empezaron a usar la artimaña de atribuir a un muñeco su propia voz.

La ilusión se tornó mucho más convincente desde el siglo pasado, cuando el uso de micrófonos y altavoces permitió mejorar considerablemente las técnicas de los ventrílocuos.

Hoy casi todo el mundo sabe que el truco consiste en hablar sin mover los labios, al tiempo que se mueve la boca del muñeco, generando la ilusión de que es el muñeco quien habla.

A pesar de que la popularización del engaño es relativamente reciente, se sabe de la existencia de ventrílocuos desde el Siglo VI antes de Cristo, cuando los magos decían hablar con los muertos a través del muñeco.

El primer ventrílocuo conocido fue un bufón de la corte del rey de Francia, Francisco I, en el siglo XVI, de nombre Louis Brabant.

Carlos I, rey de Inglaterra en la primera mitad del XVII, dispuso del ventrílocuo Henry King, también llamado el susurrador del rey.

Ventrílocuo proviene del bajo latín ventriloquus (el que habla con el vientre), que a su vez se formó con venter, ventris (vientre, estómago), y loqui (hablar).

Hoy desde luego se sabe que el manipulador es el que habla, pero en esos años remotos todo el mundo sabía que no era el ventrílocuo (ni el muñeco, desde luego), sino el déspota quien hablaba.


TERCER ACTO (Agitato piu triste):

Carta en el Correo Ilustrado de La Jornada:

Federico Arreola y su expulsión de Milenio

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/19/correo.php

Ignoro si fue el martes 17 o el miércoles 18 de octubre cuando recibí la llamada de Ciro Gómez Leyva, uno de los directivos de Milenio Diario. Antes o después de la medianoche yo estaba dormido cuando timbró mi teléfono celular. Alcancé a contestarlo y pude identificar la voz de Gómez Leyva: "Federico, no quise despertarte". "No hay problema, Ciro, para ti siempre estoy disponible". Lo que me dijo enseguida yo tenía varias semanas esperándolo: "Mañana no se publicará tu columna, en Milenio molestó mucho lo que escribiste y se tomó esa decisión. Estoy muy triste". Estaba tan triste Ciro que, seguramente por eso, el miércoles 18 contó algo que de ninguna manera es cierto en su noticiario de Radio Fórmula: que se me había dado de baja de Milenio porque yo había ofendido a este rotativo.

¿Qué era lo que yo había escrito? El martes 17 de octubre, en mi columna de Milenio Diario -el periódico que fundé, que dirigí varios años y del que fui columnista hasta ese día- simplemente hice una lista de los encabezados que no pocos periódicos mexicanos publicaron el lunes 16 de octubre, un día después de los comicios de gobernador de Tabasco. Los reproduzco aquí:

Pulso de San Luis: "Revés al PRD y López Obrador". Express de Nayarit: "AMLO hunde al PRD". Diario Olmeca de Tabasco: "Aniquila a Ojeda, hunde a Obrador". Reforma del DF: "Dan revés a AMLO: gana PRI Tabasco". El Norte de Monterrey: "Dan Revés a AMLO". Palabra de Saltillo: "Dan revés a AMLO: gana PRI Tabasco". Mural de Guadalajara: "Dan revés a AMLO: gana PRI Tabasco". Crónica del DF: "AMLO toca fondo: el PRI arrolló en Tabasco". Excélsior, de la ciudad de México: "AMLO cae en Tabasco". Milenio Diario del DF: "El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco". Milenio Diario de Monterrey: "El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco". Público de Guadalajara: "El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco". Milenio Diario de Tampico: "El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco". La Opinión Milenio de Torreón: "El PRI arrasa con López Obrador en Tabasco".

Concluí el texto diciendo: "Buena parte de la prensa mexicana sigue sin tocar a Calderón, pero eso sí, se ve decidida a aniquilar a López Obrador. No lo conseguirá. Esa injusticia no se concretará".

De los 14 periódicos citados, cinco pertenecen al grupo que edita Milenio Diario, Multimedios Estrellas de Oro. Esta compañía recientemente ha estado intentando una asociación con Televisa en negocios relacionados con la transmisión de imágenes, voz y datos por los sistemas de cable de la ciudad de México y de Monterrey.

Decir la verdad no es ofender a un periódico, Ciro Gómez Leyva tendría que saberlo.

Me desagradó que ni el director de la publicación, Carlos Marín, ni el presidente de la empresa, Francisco González, se hayan tomado la molestia de hablarme a lo largo de todo el 16 de octubre para informarme que yo quedaba fuera de la empresa. De Marín lo entiendo, ya que este hombre, al que aprecio por haberlo tratado durante años, es muy pequeño no sólo físicamente, sino también en términos morales. La actitud de Pancho me parece incomprensible, ya que lo consideraba, a pesar de sus relaciones con Carlos Salinas de Gortari, un empresario capaz de actuar con un mínimo de cortesía. Problema de ellos. Cuando los vea, los saludaré con el gusto de siempre.

¿Por qué me cerraron las puertas de Milenio? Por tres razones, en mi opinión:

La primera, porque estoy cerca de López Obrador, el líder político de izquierda al que han decidido exterminar el gobierno federal, el PAN, algunos empresarios y no pocos medios de comunicación, entre los que está Milenio.

La segunda, porque el Milenio que yo construí hace mucho tiempo que desapareció. Un amigo, cuando canceló su suscripción, lo expresó de la siguiente manera a la secretaria que le respondió el teléfono: "Señorita, ya no deseo recibir su periódico porque yo me había suscrito a Milenio y desde hace rato estoy recibiendo Crónica".

La tercera, porque la asociación de Televisa y la empresa editora de Milenio no ha sido autorizada por la Comisión Federal de Competencia. Así que algún estratega les pudo haber sugerido que sancionar a un lopezobradorista como yo podía ayudarles en su negociación con el gobierno encaminada a hacer posible esa operación.

Ayer recibí una carta de uno de mis lectores de Milenio. Resumió con una frase la esencia de la crisis periodística de ese diario: "La cercanía con Televisa, idiotiza".

No me siento bien, sino todo lo contrario. No me duele tanto haber perdido un empleo, sino la forma majadera en que las cosas se dieron. No batallaré para encontrar ocupaciones perodísticas mejor remuneradas y, sin duda, voy a recurrir a los tribunales laborales y civiles para que no sólo se me indemnice, sino también para exigir una compensación por daño moral. Yo no merecía el trato que me dieron un empresario al que le hice un periódico y unos periodistas a los que contraté y siempre vi como amigos. Si no hubieran sido tan patanes, me habría despedido de ellos con un abrazo.

Federico Arreola

Carta de Federico Arreola en el senderodelpeje.com:

Ignoro las razones que llevan a Ciro Gómez Leyva a
mentir. Dijo, en su artículo del 19 de octubre, que "Carlos Marín tomó la decisión correcta. Nadie, ni siquiera uno de los fundadores del diario, puede opinar en estas páginas que el periodismo que aquí se produce es miserable, corrupto, sin acompañar sus palabras con pruebas sólidas o con una carta de renuncia. Federico agredió el martes a Milenio a partir de hipótesis y criterios morales pensando que tenía derecho a hacerlo y que la vida debía seguir como si nada hubiera ocurrido. Marín, el director, lo juzgó inaceptable y lo corrió".

Dijo más Ciro: "Federico sabe que Milenio enfrenta la presión recurrente de uno de los hombres más poderosos de México: uno con gran solvencia económica y logística para financiar y administrar sus embestidas. En la disyuntiva MILENIO -Andrés Manuel López Obrador, Federico nunca dudó en ponerse del lado de su líder político, en adjetivar a favor de su líder político. Y se le respetó".

Acepto que estoy del lado de López Obrador, no lo he ocultado, participé en su campaña. Milenio (es decir, Ciro, Marín y los otros)
están del lado del gobierno, cualquiera lo sabe, pero han pretendido ocultarlo. La diferencia es que yo apoyo a la oposición y Ciro y Marín al poder. Que no venga Ciro ahora con rollos.

Ciro sabe que Marín no me "corrió" porque ofendí a Milenio. Marín no tiene autoridad para hacer algo así.
Los jefes de Marín decidieron cancelar mi columna por mi cercanía con López Obrador y porque Multimedios (la empresa que edita Milenio)está tratando de vender su empresa de televisión por cable a Televisa, y esta operación la Comisión de Competencia no quiere autorizarla.

Si no fuera así, se me hubiera "corrido" con más educación y decencia: al menos me lo habrían informado a una hora normal, no a las doce de la noche.

Mi amigo Ciro miente, él sabrá por qué lo hace.

Federico Arreola

Etiquetas:

1 Comments:

Blogger Cloe said...

Todo está muy bien, cada cual está en su derecho de dar sus razones. A mi lo que me molesta aquí como en otros casos es que se saquen los trapitos al sol como niños de secundaria, porque me preguntó ¿si Ciro y Marín se dicen bajo la embestida del pejeman, entonces porque tienen en su nómina a Arreola?´por otro lado si este distinguido personaje tanto aborrece a Salinas y a Telerisa, y además sabía de los nexos que tenían y pensaban tener, ¿entonces para que trabajaba con tan nefastos personajes?

¡nah! para mi que se bajaron la vieja o se deben lana por eso ahora se andan tirando unos a los otros y se sacan la lengua y se hacen señas. Ya al rato igual andan de la manita y ni quién se acuerde de lo dicho, y entonces con peje y sin peje, con telerisa y sin telerisa van a ser cuates otra vez.
Saludos

8:01 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home