martes, marzo 21, 2006

Qué bueno que a mí no me queda el saco

Image hosting by Photobucket
Él es Pablo Boullosa. Por favor, no lo odien por ser bonito ni por no ser de esos intelectuales nerds, losers y fracasados con las mujeres

Hace unos días apareció esta nota (http://www.cronica.com.mx/nota.php?idc=231993), a propósito del primer aniversario de un programa que se llama Domingo Siete. ¿Que nunca lo han visto? Ah, pues es que está en el peor horario posible para un programa de supuesto corte "cultural": los domingos por la mañana.

Aún así, sus conductores (el "simpático" Nicolás Alvarado, la guapa Fernanda Solórzano, la "culta" Marisol Schulz, Déborah Holtz, Javier Cruz y el "modesto" Pablo Boullosa) están muy optimistas por los resultados obtenidos con su "novedoso" concepto de programa cultural,donde todos ellos se ponen a opinar sobre determinado tema sentados en una sala o una mesa de comedor (¡uy, qué interesante y original!), y a veces tienen un artista invitado al que ponen ¡a cocinar! Esperan que pronto los pongan en otro horario.

Lo más interesante de todo es este comentario de Boullosa:

NO BUSCAN SER MODELOS

Conocedores del gran número de seguidores que han captado, no desean convertirse en ejemplos a seguir:

“No pretendo que los jóvenes ni que nadie nos emule en lo personal. Me gustaría más bien transmitir una idea diferente del intelectual, la del tipo que es desarrapado, nerd, distraído, loser, estrafalario, loco, que fracasará con las mujeres por necesidad. Creo que es importante romper con esa caricatura que le ha hecho mucho daño a la sociedad”, comentó Boullosa.


Pues yo, por mi parte, ni aludido me siento porque soy el prototipo viviente del "metrosexual intelectual": visto como un dandy, no me la paso encerrado leyendo, estoy siempre a las vivas y nunca se me olvidan mis citas, no tengo tics ni aficiones raras, estoy totalmente integrado a la sociedad y todas las mujeres que me conocen quisieran saciar sus bajos instintos conmigo y usarme como un simple objeto sexual, lo cual me deprime a veces, porque lo que yo quiero es establecer una relación profunda y comprometida, plena de ternura y comprensión.

Cuánta razón tiene Pablito: pinches intelectuales pandrosos, le han hecho mucho mal a la sociedad. Por culpa de unos cuantos nos juzgan a todos.

Te acompaño, Pablito, en tu cruzada por la reivindicación del nuevo intelectual del siglo XXI, sobre todo porque aplicas todos estos preceptos en las "originales" propuestas de tus programas "culturales".

2 Comments:

Blogger HectorDomingo.com.mx said...

Efectivamente, los programas culturales deberían tener un mejor horario.

2:44 p.m.  
Blogger Juan said...

Deja de verte el ombligo por un segundo, verás que las cosas se pueden ver diferente. Tu conclusión está totalmente fuera de lugar, Pablo Boullosa no dice que el intelectual pandroso hizo daño a la sociedad, sino que la imagen del intelecutal pandroso, etc es la que hace daño, y esa imagen la crea la sociedad, no los intelectuales, ¿me explico? o vas a decir que eso era obvio y que no comentas obviedades. Saludos

6:09 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home