miércoles, junio 06, 2007

De las cosas que nunca tendría que olvidar

A ver, repite conmigo:

“Nunca discutas con un imbécil. La gente podría no notar la diferencia. Además, te rebajará a su nivel y te ganará con su experiencia".

Ahora esta otra:

"El hombre es amo de su silencio y esclavo de sus palabras".

¿Ya entendiste?

Etiquetas:

7 Comments:

Blogger Hugo Cahero Ortiz said...

Discutir con imbéciles es como enojarse con Arjona (pointless).
!Felicidades por su publicación maestro! ¡Nos echaremos un par de whiskies a su salu'!

2:38 p.m.  
Blogger la flaca said...

Como para no opinar tan a menudo, ¿no?

2:05 a.m.  
Blogger Guillermo Vega Zaragoza said...

Exactamente. Hay que saber cuándo quedarse callado.

Gracias Hugo.

Un abrazo.

Guillermo.

9:08 a.m.  
Blogger Bubísima said...

O_O

(shhhh)

1:23 p.m.  
Blogger Bubísima said...

ah pero que rico es ser esclavo a veces!

1:23 p.m.  
Blogger Jean Pierre Frederick said...

Prefiero no discutir con ud.
Saludos



Jean Pierre Frederick

1:06 a.m.  
Blogger Alma de Cantaro said...

acotación: los imbeciles son fanfarrones, los fanfarrones suelen creerse muy listos, la gente lista regularmente no lo es y no lo es porque llegan a ser tan fanfarrones que por eso son unos imbeciles. Claro, ahora lo repito, a veces no noto la diferencia, mejor me callo.

Saludos

9:20 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home