sábado, junio 17, 2006

El empate funesto

No es que uno quiera decir que era lo esperado, pero sí era una de las funestas posibilidades, y se cumplió.

Fieles a la tendencia de hacérsela cardíaca a todo el país, los seleccionados nacionales se jugarán su pase a la segunda ronda el próximo miércoles ante Portugal, dado que no pudieron finiquitar con marcador a su favor a un equipo angoleño con más suerte (y un portero inspirado por el desempleo) que talento.

No puedo decir qué paso en el primer tiempo porque no lo ví. Me agarró el tráfico en Reforma y tardé media hora en llegar a la casa de la amiga donde lo iba a ver. Ella llegó despuecito que yo y en lo que fuimos por la botana y todo eso, apenas vimos cinco minutos de la primera parte.

Para la segunda mitad, La Volpe se apendejó con los cambios y metió al ¡Cabrito Arellano!, un cartucho quemado que en su vida sólo tuvo un rapto de inspiración hace ocho años y no ha vuelto a dar color. Sacó a Sinha y al Guille y metió al Kikín y a Ramoncito Morales, pero ya era demasiado tarde.

Los delanteros mexicanos se cansaron de fallar y fallar, a pesar de que los negritos ya no querían queso sino salir de la ratonera.

Los despropósitos aztecas los resumió el gran Oswaldo Sánchez, a quien le han de haber dado unas ganas inmensas de golpear a sus colegas ante tanta pendejada: “Ni aunque le añadieran quince minutos o hicieran más grande la portería la hubiéramos metido”.

Y ahora a sufrir. Ojalá Figo se la pase viéndose en el espejo durante el partido y a Pauleta le pase por encima un Mercedes Benz en alguna calle alemana. De otra manera, estará cañón siquiera pensar en empatar, no digamos ganar.

Y luego viene Argentina.

Ay, Diosito…


Les dejo el comentario agudo y siempre acertado de Jesús Gómez Morán:

Molesto sí, sorprendido no...
Por Jesús Gómez Morán


Decía que uno nunca sabe...

Aquí no se trata sólo de desautorizar el manejo mediático (que por pura sanidad mental sería muy recomendable), sino de constatar hasta qué grado la falta de planeación es un mal endémico nacional, y no sólo en el futbol y el deporte en particular. ¿Quién se tragó el cuento de la goleada a Angola (sólo que los chovinistas por antonomasia bien que hubieran podido catalogarte como falto de nacionalismo)? No, aquí el problema de fondo consiste en que la inmediatez impide consolidar un proyecto a futuro. Desde luego que con estas líneas no pretendo desautorizar el criterio de un seleccionador nacional como Ricardo La Volpe a la hora de escoger a sus jugadores: sería una discusión bizantina regresar a que Cuauhtémoc o el Bofo debieron ser convocados para resolver el partido de hoy. Uno parte del argumento de que su elección se basa en aquellos jugadores que no sólo se hallan en su mejor momento, sino que además despiertan su confianza para el plan de juego que haya diseñado. Otorgándole el beneficio de su atingencia (contra Irán le funcionó, hoy contra Angola no), la verdad es que el problema se sustenta en una cortedad de visión: reúne a los mejores jugadores del momento pero, en la práctica, La Volpe debía estar consciente de que su equipo no da para algo más allá de los octavos de final. Después del empate de hoy, no se puede aspirar más allá de la calificación en segundo lugar del grupo. Y como primero del Grupo C parece que calificará Argentina con su soberbia (histórica) goleada de 6-0 a Serbia, en el mejor de los casos pronostico no una goleada similar, pero sí un 2-0 en contra. Y luego pues la vuelta a casa a esperar otros 4 años.

Manuel Lapuente (el principal rival en el torneo local de futbol, no sólo en cuanto al estilo) criticaba que no hubiera convocado a muchachos de la Sub 17 como Giovanni Dos Santos. Desde luego podemos elucubrar lo que el señor de las diademas hubiera hecho hoy en el puesto que ocupó hace 8 años, pero su señalamiento no deja de tener vigencia. Es más, yo aventuro que Carlos Vela, Ever Guzmán o César Villaluz bien podrían sumarse a los 23 jugadores concentrados en Alemania. Y es que la razón es muy simple: ¿a qué está jugando el combinado nacional? ¿De veras La Volpe y el resto de los directivos creen que llegaremos siquiera a los cuartos de final? El privilegio de nuestro país está en que la zona que nos tocó es muy baja en cuanto a su desarrollo futbolístico, por lo que la presencia en los mundiales se puede garantizar de forma reiterativa. Entonces la preocupación central de los que toman las decisiones en nuestro balompié debería de sustentarse en otro criterio. De ningún modo somos (por lo menos no todavía) una potencia como Brasil o Argentina que cada 4 años produce una generación de jugadores sumamente talentosa. Debemos más bien trabajar de otro modo y, luego del título Sub 17, ir llevando a esa generación exitosa en un proceso que vaya más allá de los 4 años.

Es una suerte contar con el respaldo del Campeonato en categoría juvenil, pero uno de los retos es asumir este logro con humildad y pensar, en el mejor de los panoramas, que se trata de una generación como la alemana de 1990 con Brehme, Matheus, Klinsmann, Voeller y que, al ser bien llevados, coronaron su trayectoria con el título en ese año. Además, desde 1950 a 2006 (estoy hablando de 15 Copas del Mundo) Alemania no ha tenido más de 6 entrenadores nacionales. Un promedio de 1 por cada tres citas mundialistas. En México hemos tenido casi 2 entrenadores por cada campeonato internacional. He ahí el meollo del asunto, porque supongo que en el contrato de La Volpe no está considerado el certamen de 2010 y, como él no estará al frente, no tiene la obligación de trabajar en favor de alguien que, seguramente, no será él. Una lástima pues, porque un seleccionado nacional (nadie entienda que estoy hablando mal de La Volpe: para entonces el entrenador puede ser Ego Sánchez, a quien le valdrá madres quien ocupe su lugar para el Mundial de 2014) es un asunto de interés general. Hay jugadores que sirven de puente, y si Dos Santos, Vela o Guzmán estuvieran concentrados hoy en día, transmitirían sus vivencias a los seleccionados que jugarán dentro de 4 años. Sólo entonces (vuelvo a mi predicción del anterior mensaje: uno nunca sabe con este negocio del fut) podría anticipar no los éxitos, pero sí un trabajo consistente en este deporte que, lo repito, es un interés nacional (más aún en las actuales tiempos, aciagos ante la deplorable competencia electoral pero bueno, esto será motivo de reflexión de un próximo artículo)...

1 Comments:

Blogger Athewa said...

ALguien no vió el partido?.. venga a leer la crónica minuto a minuto aquí en ombloguismo punto com..

jajaj...

Ya tenía un rato que no pasaba por estos lugares, y pues siempre es grato leerlo sir!

No le conocía este lado futboleeeeero!
jojo

En fin..
a ver qué nos depara portugal!
Pronóstico?

10:53 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home