martes, mayo 23, 2006

"Goooooooooooooooooooooooool..... que se va"

Photobucket - Video and Image Hosting

Muere Ángel Fernández, leyenda de la crónica deportiva

Notimex y redacción
El Universal
Martes 23 de mayo de 2006

Tenía 80 años. Hizo famosa la frase "a todos los que quieren y aman al futbol"

11:36 Uno de los mejores cronistas deportivos en la historia de la radio y la televisión en México, Angel Fernández, falleció hoy a causa de complicaciones renales en el Hospital Angeles del Pedregal de esta ciudad.

El reporte de su deceso fue dado a conocer por la emisora radiofónica Estadio W para la cual Angel Fernández trabajó los últimos años de su vida, al lado de otro cronista deportivo, Jorge “ Che ” Ventura.

Angel Fernández Rugama, nacido el 2 de agosto de 1925 en la Ciudad de México, fue sin duda un poeta de la crónica deportiva, pues se caracterizó por ser una de las voces más reconocidas en el medio nacional, y de quien se decía que un mal partido de futbol lo hacía algo excelso con sus narraciones.

A Fernández le sobrevive su esposa Lucrecia Gris y ocho hijos, entre los que se encuentran Aldo, también comentarista deportivo; Alí, quien fuera jugador de Primera División profesional en el futbol mexicano; así como Ari, multicampeón nacional en motociclismo y actualmente gerente de mercadotecnia de una empresa de lentes.

“Don Angel”, creador de la célebre frase con la que arrancaba los partidos que narraba: “A todos los que quieren y aman el futbol!”, tuvo a lo largo de su vida al menos tres infartos cerebrales que fueron mermando sus condiciones de salud.

Hace cinco años sufrió el último de ellos y del que ya no pudo recuperar por completo la movilidad de la mano izquierda y le dificultó aún más poder caminar.

“Angel tenía 80 años, su edad se combinó con las afectaciones que le dejaron los infartos cerebrales y esto le trajo una terrible depresión ... ya no deseaba vivir porque decía que no podía hacer lo que él quería”, comentó con tristeza “Che” Ventura, compañero de Fernández en el programa “El futbol y otras galaxias” de Estadio W.

Agregó que su colega tenía más de un mes sin presentarse a trabajar porque ya no podía, “la última vez que dijo hoy sí voy, se canceló el programa debido a la transimisión del partido de Copa Libertadores entre Tigres y Libertad de Paraguay (el pasado 4 de mayo). Su muerte se dio en el transcurso de esta mañana, él llegó al (hospital) Angeles sólo para una revisión, pero ya no lo dejaron salir”.

El 1 de mayo del 2005 el club Atlante rindió homenaje a Angel Fernández en el medio tiempo del partido de Potros de Hierro contra Rayos de Necaxa en el estadio Azteca donde el público asistente le aplaudió de pie.

“Nunca se habían reunido tantos magos de la lente para tomarme una foto. Me siento orgulloso de todo lo que me han regalado, contento de ver a tanta gente y medios de comunicación ... tantos fotógrafos que no veía desde que se casó Marilyn Monroe”, decía entonces divertido con su peculiar estilo.

Ángel Fernández se convirtió en los años 70 y 80 en la gran figura de la crónica deportiva en México, tras crear una estilo, hasta hoy imitado, lleno de creatividad al momento de narrar los partidos, así como de un gran ingenio para apodar a los jugadores.

Antes de cada partido, como epígrafe de su narración, solía decir: "A todos los que quieren y aman al futbol, el juego del hombre".

De sus narraciones se les recuerda muchas anécdotas. En una de sus narraciones cantó goooooool al ver el balón tocar las redes, sin embargo al darse cuenta que la vista lo había engañado, volvió a gritar con más fuerza y en dos ocasiones pero agregó al final, ¡Gooooool, que se escapa!.

De los apodos más famosos se recuerdan los que le puso al arquero argentino Miguel Marín, que por sus lances felinos le llamó El Gato y poco después gracias a su manera de volar en la portería, lo bautizó como Supermán y cada vez que venía un balón de peligro a él, solía especular con la posibilidad de que trajera criptonita.

A un gran defensa de los años setenta, Miguel Ángel Cornero, quien tenía como norma que pasaba el balón o el hombre, pero no los dos, le puso de sobrenombre de El Confesor; a Pedro Nájera, que corría los noventa minutos, El Siete Pulmones; al jovencito goleador Hugo Sánchez, El Niño de Oro; al ídolo Enrique Borja, por su prominente nariz, El Cyrano de las canchas, a Leonardo Cuellar, por su abundante melena, El León de la Metro.

1 Comments:

Blogger Gonzalo Ramos Aranda said...

Les comparto mi poema, . . .

EL FUTBOL: JUEGO CELESTIAL DEL HOMBRE

Domingo la cita,
lugar un estadio,
fila de taquilla
pesado calvario.

Estando en la grada
no te importa nada,
que suenen cornetas,
matracas, trompetas.

Disfrutamos juntos
¡el juego del hombre!,
lucen los conjuntos
vistoso uniforme.

Once contra once,
el fut es romance,
la de gajos rueda
en cancha de seda.

El sudor la riega
en sana refriega,
al balón botines,
puntapiés afines.

La defensa luce,
la media se crece,
un buen delantero
encara al portero.

¡La malla se mece!,
¡la gente enloquece!,
¡la magia del fútbol!,
¡se ha metido un goool!

Anotarlo es clave,
bendita esa llave,
el tanto es pedido
en cada partido.

No basta jugarlo
pues hay que ganarlo,
triunfar con honor,
no hay nada mejor.

Dura es la batalla,
la pasión estalla,
mas hay un principio:
¡que se juegue limpio!

El árbitro pita . . .
principio, el final,
marcará cerquita
imparcial penal.

Las porras se cimbran
a cada momento,
aplauden, corean,
acción y talento.

¡Un gran cabezazo!,
¡un tiro al larguero!,
¡bonito chanflazo!,
¡lance del arquero!

¡Deporte el más bello!,
¡que ganas, que entrega!,
el fútbol se juega . . .
también en el cielo.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
México, Distrito Federal, a 15 de marzo del 2006.
Si Dios quiere, este bello poema rodará, rodará y rodará
por el mundo, . . . como si fuera un balón de fútbol.
Dedicado a Don Angel Fernández Rugama (QEPD)
Reg. Indautor No. 03-2006-050413132300-01

12:03 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home