domingo, diciembre 18, 2005

Los cojones de García Márquez

Image hosted by Photobucket.com
"Verán ustedes: los tengo así de grandes"


Primero que nada, vayan a esta dirección y lean el post, incluidos los comentarios:

http://blogs.20minutos.es/arsenioescolar/post/2005/12/18/garcia-marquez-cojones

Luego regresen acá y sigan leyendo.

¿Ya?

Bueno, en relación con este post y la fila de comentarios añadidos, yo sólo puedo decir que cada quien, sobre todo aquel que se llama escritor, es responsable de lo que escribe y publica con su propio nombre. Si García Márquez comete faltas de ortografía o de gramática, pues que se lo demanden sus lectores y la posteridad.

Por otra parte, se me hace aún más prepotente el periodista que le habló para decirle "en el folio tal usas mal el verbo deber". Si yo fuera Gabo, le hubiera respondido igual o peor. ¿Quién es ése tal Arsenio, por muy subdirector que haya sido, para venir a enmendarme la plana, para decirme que "uso mal un verbo" y, por si fuera poco, para ventilarlo años después en un blog como si fuera un chisme de cantina?

Pues nadie. Puras ganas de figurar y hacerse el listillo: "Uy, le enmendé la plana al Gabo. Qué valiente y valioso soy". Bah. Qué forma tan barata de obtener un orgasmo.

Y no me vengan con eso de la buena educación y la prepotencia, que no tiene nada que ver con la literatura, porque si vamos a juzgar la obra de los escritores por sus modales o sus hábitos higiénicos, pues estamos fritos. A los escritores se les juzga por lo que escriben, no por la forma en que agarran los cubiertos o si traen boleados los zapatos.

Gabo ocupará una o dos páginas en la historia de la literatura universal y el tal Arsenio será, si tiene buena suerte, una coma mal puesta en una página olvidada de la vida.

Bueno, eso digo yo, y es muy probable que no tenga la razón, pero es la única que tengo.

4 Comments:

Blogger EnigmasExpress /Gandica said...

Bueno yo le hice caso. Primero fui por allá antes de seguir por acá.
Y le digo algo, estamos completamente de acuerdo en su planteamiento.
Creo que que hubo más bien afán de figuración del periodista que del error del mismo texto.
La respuesta fue genial. Deje los errores y arregle uno sólo para que la gente sepa que sé utilizar los verbos...;)
Un cordial saludo desde Venezuela. (Que no necesitamos embajadores, ya ve usted, para eso de relaciones entre vecinos)

9:21 a.m.  
Blogger aus said...

Totalmente de acuerdo, soy editora y los errores de los autores deben ser algo así como un "secreto profesional" que su valor radica en otra cosa.
Saludos

6:57 p.m.  
Blogger Luis Lope said...

Que quié es ése tal Arsenio. Ese tal Arsenio no era sino el subdirector de ese diario. Nada más, nada menos.
¿Quién más lo podía corregir? ¿Aznar? No hay qque dejar que el complejo de divo eclipse el sentido común, por favor.

11:47 a.m.  
Blogger Guillermo said...

Pues así haya sido la mismísima María Moliner (santa mujer) la que hiciera la corrección, el tal Arsenio no tenía por qué adjudicarse el papel de paladín de la lengua española.

Si el texto contenía ese error, pues lo hubiera corregido y ya. Si Gabo reclama, entonces sí hubiera aparecido como un pendejo. Pero así lo único que hizo fue poner en su lugar a un necio.

Reitero lo que ya escribí: puras ganas de figurar y hacerse el listillo del tal Arsenio.

7:08 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home