domingo, noviembre 20, 2005

La mujer de mi hermano

Image hosted by Photobucket.com
No se hagan ilusiones: ni siquiera así sale en la película


Desde luego, si esta película se ha convertido en una de las más taquilleras del año se debe a la presencia de Barbara Mori. No es que la película sea mala, pero el resultado final es decepcionante. Jaime Bayly, autor de la novela y el guión, no es santo de mi devoción: es un escritor facilista, sabe escribir, pero le falta profundidad. Es, para decirlo en dos palabras, un escritor light. Con los temas que aborda, quiere ser provocador, pero más bien resulta escandalizante.

La producción y la fotografía resultan irreprochables. Todo es bonito: la casa, el vestuario, los encuadres, los actores, la música. Pero… en ningún momento el espectador se siente enganchado con el conflicto de los personajes, y conste que la historia da para eso: un triángulo amoroso entre dos hermanos y la esposa de uno de ellos (no por nada la novela se llama así).

Entiendo que esto puede deberse a dos causas: a la falta de profundidad del guión y a la incapacidad de los actores y el director. Me explico: el conflicto entre los personajes no está adecuadamente planteado. ¿Por qué el personaje de la Mori (Zoe) aguanta tanto que no se la coja su marido? ¿Es idiota o qué? ¿Por qué hasta diez años después de casada se da cuenta que le gustaría cogerse a su cuñado, si siempre lo ha tenido ahí? Lo más lógico es que el cuñado hubiera regresado, no sé, de un viaje o de vivir en el extranjero, pero si siempre se han visto, ¿por qué hasta ahora?

Independientemente de eso, la Mori revela sus limitaciones de actriz de telenovela. No se decide a hacer algo con su personaje, a definirlo: ¿es puta, es cachonda, es reprimida, es hipócrita, o qué? Eso sí: retrata de poca madre en la pantalla grande, pero no se puede ser actriz de cine nomás por retratar bien. Hay que saber actuar, porque en el cine se te nota todo, todo se magnifica, lo bueno y lo malo.

Por otra parte: ¿a quién chingados se le ocurrió que Gonzalo (Manolo Cardona), el hermano pintor, hable como artistillo de la Condechi? Si se supone que el tal Cardona es colombiano, ¿por qué habla como chilango? Entiendo que la película no está situada en una ciudad específica, podría ser cualquiera de América Latina, y que el reparto es multinacional (Maier es peruano, como el escritor y el director; Beto Cuevas, en el papel de padrecito, es chileno; la Mori es uruguayo-chilanga; Gaby Espino es venezolana, están también Angélica Aragón, como la mamá de los hermanitos, y Bruno Bichir, como la loca Boris, amiga de Zoe-Mori), pero lo de Cardona me parece un error garrafal. Incluso llegué a pensar que a lo mejor hicieron una edición especial para México: ¿de cuando acá un colombiano dice “¿Vas y chingas a tu puta madre?”, como lo haría cualquier chilango. Si acaso te manda a la mierda, porque los mexicanos tenemos el monopolio en eso de mandar a la chingada. Y a cada rato Gonzalo se la pasa diciendo “güey”. Puf.

Para acabarla, la Mori no enseña nada: ni una teta ni un pezón ni una nalga. Lo más cachondo es una toma por detrás de ella acostada en calzoncitos. Y ya. Tampoco se trata de que hagan pornografía, pero para ver así a la Mori mejor me compro el DVD de “Rubí”.

Bueno, para que no gasten su dinero en balde, se las cuento:

Nacho y Zoe son esposos, tienen diez años de casados. Son ricos y hermosos, tienen una casa poca madre, con alberca. Nacho hace siglos que no se coge a su mujer, o cuando lo hace nomás es nomás en sábado. Desde ahí uno ya empieza a sospechar: con un viejorrón como la Mori, o es pendejo o es gay. Gonzalo es el hermano menor de Nacho. Es pintor, borracho y despreocupado, y Nacho lo mantiene, porque como buen artista, no sabe ganarse la vida, o más bien, es un huevonazo. Cabe señalar que, como buenos hermanos, se odian.

Zoe va a ver a Gonzalo para comprarle un cuadro bastante pinche y ahí empieza todo. Fornican y en una de ésas Gonzalo, que es un ojetazo, le sugiere a Zoe que Nacho no se la coge porque a lo mejor es puñal. Zoe le pregunta a Nacho si le gusta morder almohadas, y éste supone, acertadamente, que Gonzalo le contó algo, porque resulta que Nacho abusó de su hermanito cuando era pequeño y por eso lo odia.

Para acabarla de amolar, Zoe se embaraza de Gonzalo, pues Nacho es estéril. Al final, Nacho perdona a Zoe por su putería y nace el bebé. A Gonzalo no lo vuelven a ver. Tan tán.

3 Comments:

Blogger Don Gato said...

Desde sus "conservadoras" declaraciones se veía venir que la Mori no iba a enseñar nada...gracias por la recomendación que de todas formas no iba a gastar mi dinero en un churro...

9:45 p.m.  
Blogger Armando Ortiz Valencia said...

Lo más decepcionante es que precisamente por el hecho de que retrata bien se cree que merece todas las fanfarrias habidas y por haber. Por si no lo habían notado, la costumbre es que carita igual a talento, al menos en México... chale

10:10 a.m.  
Blogger Beatriz said...

Yo leí ese libro por dos razones:
La primera, en Gandhi estaba equivocado el precio y costaba 25 pesos ( o sea, un libro que vale lo que cuesta)
La segunda, estaba en un lugar vacacionando y no podía salir por otro libro.
Opino lo mismo respecto a Bayly.
Y yo no sé cómo lo manejen en la película, pero a mí el final me pareció lo único que valió la pena del libro. Es un final feliz desdichadamente triste.
Eso sí, no vería la película y después de lo que cuentas, menos.
De todas formas, no la podría ver, no creo que exporten ese churrazo hasta acá.
Saludos!

6:10 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home