martes, septiembre 13, 2005

¿O sí hay excusas?

Como aquí no se trata de pelearse sino de discutir ideas, creo que mi comentario anterior, haciendo un parangón con lo que le pasó a los alemanes con Hitler y lo que está pasando en México con Fox, fue, por decir lo menos, aventurado.

1) Desde luego que no es comparable foxismo con nazismo. Pido disculpas si eso dejé que se interpretara.

2) Lo que sí resulta comparable es que los alemanes llevaron al poder a Hitler y le creyeron todo. En la película Goebbels dice: "El pueblo alemán tiene la culpa de lo que le está pasando. Él fue el que nos entregó el poder". Pues sí, ¿no? Los alemanes, uno de los pueblos más cultos de Europa, llevaron democráticamente a los nazis al poder. ¿Son responsables o no?

3) En efecto, el PRI se mantuvo en el poder por 70 años de manera antidemocrática, haciendo fraude y reprimiendo a los disidentes. Pero ¿y si regresa al poder democráticamente? Una de las reglas de la democracia es respetar la decisión de la mayoría. ¿Y si esa mayoría se equivoca o es manipulada? ¿Qué hacemos los que no estamos con la mayoría? ¿Apechugar y ver cómo se hunde el país? ¿O pedir asilo en alguna embajada?

4) Podríamos discutir mucho sobre las diferencias entre PRI, PAN y PRD, que más bien son de forma que de fondo. Lo del Seguro Popular, perdónenme, pero es un paliativo para la catástrofe de la seguridad social que se avecina. Y una golondrina no hace verano.

Si quieren, luego discutimos sobre política mexicana con más calmita.

Por lo pronto, léanse los interesantes artículos de José María Pérez Gay en La Jornada:

Hitler: La caída I

Hitler: La caída II

Hitler: La caída III

Hitler: La caída IV

6 Comments:

Blogger Magda said...

Si, es verdad, el seguro puede ser un paliativo, pero pudo no ser nada. Quizá porque veo que aqui está funcionando, apenas se han inscrito, veré que tal. La señora que vende picaditas y tortillas afuera de la carnicería adonde compro, tiene a su hijo con insuficiencia renal, y lo están atendiendo gracias a ello (para ella no es un paliativo, es la vida). Luego, dieron a 75 trabajadores 40 mil pesos de herramientas (este es otro programa) para trabajar (no tenían nada), se las prestaron un año, y los que si trabajaron ya se las regalaron. En fin, quizá son muy poquitas cosas, pero siempre digo: ¿con Labastida hubiera sido mejor? Hay que ponerse en ese momento, no aqui y ahora. Y decir: ¿Fox o Labastida?, no se podia decir: ninguno de los dos, habia que elgir, y yo haria lo que hice: ¡votar por Fox! :))

Respecto a discutir con calmita sobre política, mmm. creo que en lo particular no, jamás se llega a nada y soy mala para discutir. Pero si alguien desea hacerlo estaria muy bien, leo y aprendo ;)

Un beso

5:40 p.m.  
Blogger La Scimmia di Filo said...

Magda y Guillermo:

No es que el foxismo necesite apologías, es que no veo cómo las podría tener. El seguro popular (de acuerdo Memo) no motiva alegría, sino impotencia al ver que no sólo no se mejora ( o al menos se le mantiene más o menos operante, con todos sus vicios heredados) la estructura de seguridad social preexistente (IMSS o ISSSTE), sino que se le destruye por sistema, en lo que me parece, más que impráctico, canalla, en el presente y en el futuro. Que envidiemos a Costa Rica, un minúsculo país centroamericano, por la calidad y prestancia de sus servicios públicos de salud es patético, y lo será más en el mediano plazo.
La ley de transparencia me parece más un derecho ganado a pulso por la sociedad y un signo inevitable de los tiempos que un logro que debamos agradecer: ahora, en vez de enterarnos de una o dos transas al año, sabemos de diez, todas menores.

Sólo encuentro dos pasajes rescatables del período foxista: la postura ante la guerra vs el terrorismo bushiana y la defenestración del desafuero, los dos únicos momentos en que Fox demostró poder ser un poco mandatario. Lo demás es mediocre, cuando no de plano lamentable.

Y no soy nihilista ni anarco, pero no creo que en 2000 ni en ningún momento de la vida la oferta deba limitarse a dos sopas. No se puede decir "o Fox o Labastida" nada más porque las encuestas así lo dicen. Personalmente he vivido muy tranquilo al no haberle dado mi voto a ninguno de los dos, salvo cuando una amiga me dijo, al calor de una cerveza: "Ya ves, pendejo, la cagamos; debimos promover el voto útil a favor del PRI, al menos ellos saben leer y escribir".


Salut.

12:32 a.m.  
Blogger René López Villamar said...

Guillermo, después de leer una nota del Enigmatario, me quede pensando en realidad cuanta similitud no habrá entre nostros y aquellos nazis. Los niños héroes me recordaron enormemente al agrupamiento de niños que "trataban" de salvar ellos solos Berlin en La Caída.

Scimmia: los pasajes rescatables de Fox que mencionas se los sacamos entre todos a pura manita de puerco.

Yo, cuando vi que Fox ganó, dijé; que bruto, debí botar por Labastida (en mi idealismo voté por Cárdenas)

Saludos a todos

12:44 a.m.  
Blogger ira said...

Hola Memo,
Ya como que te extraño, hace mucho que no voy a la Doña, prometo el martes próximo darme una vuelta.
Respecto a este juego macabro Nazismo/Foxismo quisiera opinar un poco, sin ánimo de lanzar máximas o perpetrar aforismos.
La política, este Leviatán invisible con el que luchamos a diario, se nos escapa de las manos como individuos de la precariedad, como integrantes de este cinturón de miseria maquillado para una noche de fiesta. Para qué mentir: somos nostros, los que tenemos tiempo y dinero para aplastar nuestras nalgas varias horas en una sala de cine o en un sillón con un libro en la mano, los que atisbamos mejor al monstruo. Y yo no veo que hagamos nada por matarlo.
No sé si la discusión deba ir por el lado de la responsabilidad. Si, pues, somos responsables del gobierno que tenemos, aunque no hayamos votado (¿BOTADO?) por él.
(Yo no voté por Fox y ni así me quito la responsabilidad de la cabeza cuando veo el país que heredarán mis sobrinos de 5 y 3 años).
Pero yo puedo darme golpes de pecho todo lo que quiera, ¿eso en qué ayuda?
El asunto, creo, pertenece al órden de la acción.
Acción, acción, acción. Como en el teatro.
Palabrería, retórica. Ni madres.
Acción. Una postura, un plan. Y desde allí actuar.
Se puede hacer desde un blog, un cuadro, una nota periodística, una canción. No creo que haya que salir a la calle con pancartas, lo que sí creo, estoy segura, es que hay que asumir esa postura, aún a pesar de nuestro propio cinismo. Y llevarla hasta las últimas consecuencias.
Anécdota al calce:
Hace poco hice un reportaje sobre empresarios jóvenes (en sus 30) y me encontré con que la mayoría tiene un pie en Miami. Casa, oficina, "branches". ¿Por qué en ese lugar tan culeis?, pregunté. "Por que si gana éste imbécil de López Obrador, nos largamos de este país y allá por lo menos hablan español".
Están esperando a que se hunda el barco, los muy ratas. Son putos, pienso. Se han creído el miedo gringo y en el cinturón de miseria ideológica en el que crecieron (TEC de Monterrey, Itam, Ibero, Anáhuac), así se hacen las cosas.
Postura, digo yo.
Nada de pedir asilos.

10:35 a.m.  
Blogger Alejón said...

Esto del seguro social es otra de las tantas farsas políticas que existen y existirán. Sí, qué padre que tengan un mayor acceso a la salud las personas (la verdad qué bueno), pero para aquellos que alaban esta "iniciativa" deben saber que esta es una obligación del gobierno: el otorgar salud digna y gratuita a todos los mexicanos; es decir ésta la debieron haber otorgado sin cobrar. Y no podemos quedarnos a ver hacia atrás y comparar este país con Centroamérica o aquellos que definitivamente andan peor (qué lástima también por ellos), pero nosotros como mexicanos sabemos que las cosas podrían estar mucho mejor si no fuera por las transas y los saqueos que ha sufrido este país. El pueblo sufriendo y los políticos con casas en Europa y miles de lujos. No se vale.
Y el adjetivo que en un comentario se hace arriba acerca de López Obrador, y que "si gana se van de país" (pobrecitos) en este momento recuerdo el mail que de pronto circula por internet de "Whiskas" "8 de cada 10 gatos prefieren a López Obrador". Pues claro que es así, ya que es a quienes se está dirigiendo. Ese llamado populismo está conformado por el 80% de la población de este país y que vive en pobreza y carencias; ese 80% es el que le dará la mayoría de los votos (si es que no le hacen otra transa o le inventan otro desafuero).

11:20 a.m.  
Blogger _CaligulA_ said...

pues sí, la forma sería más bien la diferencia entre cada partido. Pero bien decía reyes heroles que en la política mexicana la forma es el fondo

12:44 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home