jueves, marzo 26, 2009

Los hombres tristes

— Los hombres siempre me han parecido tristes —me dijo esa noche.


— ¿Por qué? —dije mientras acariciaba con delicadeza su mejilla.


— No lo sé. Me gustan más las mujeres. Siempre se ven radiantes, felices.


No entendí ni quería hacerlo en ese momento. Lo único que quería era besarla, acariciar su cuerpo. Se dejó hacer, aunque sin mucho entusiasmo.


Pero ya era muy tarde y tenía que irse. Dijo que saldría de viaje ese fin de semana y que nos veríamos hasta la próxima.


Le hablé por teléfono, pero nunca respondió. Hasta que recibí un mail. Supuestamente seguía de viaje:


Apenas unos días después de verte descubrí al amor de mi vida… Pero tú eres un tipazo”.


Hasta entonces comprendí lo que había querido decir.

3 Comments:

Blogger Carmen Ochoa said...

Este me gusta mucho!

siempre que visito ombloguismo me voy con una sonrisa.

12:57 a.m.  
Blogger A.L. Malacara said...

Hola Guillermo!

Soy una silvestre cibernética y me compliqué un poco para encontrar tu blog pero ya lo logré...

Yo pensé que sólo los tristes hombres eran así y que las mujeres resultábamos afectadas, ahora por lo que leo también hay hombres tristes. Lo que definitivamente opino es ¡Tristes mentiros@s!

11:16 p.m.  
Blogger *Gina Halliwell* said...

¡Has ganado el Blog de Oro! Pasa la voz. http://tinyurl.com/premiados

7:58 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home