lunes, junio 05, 2006

Mujeres

Photobucket - Video and Image Hosting

La idea es del poeta Mario Jaime. Pero ya la he contado tanto que a veces creo que a mí se me ocurrió.

Las mujeres se dividen en cinco categorías:

1) Las Diosas: sólo existen para que las adoren y casi nunca confraternizan con simples mortales. Tienes suerte si pasas frente a ellas y acaso te miran como si fueras una hormiga cargando un pedazo de hoja. Si haces esfuerzos sobrehumanos y logras que la Diosa baje del Olimpo y pernocte y hasta cohabite contigo, el riesgo de que, luego de que te abandone, quedes loco, te conviertas en alcohólico o te vuelvas gay (o las tres cosas al mismo tiempo), es muy alto.

2) Las Musas: Éstas si conviven y hasta cohabitan con los mortales. Les sirven de inspiración, pero algunos se aferran y hasta se terminan casando con ellas. El problema es que el matrimonio les cae de sobrepeso y generalmente se convierten en la peor pesadilla. Por eso, si se tiene la suerte de conocer a una musa, hay que amarla, aprovechar los raptos de inspiración y dejarla ir. De otra forma, no se puede escribir nada, pues son muy exigentes y rara vez se puede razonar con ellas.

3) Las Reinas: Son bellísimas y absolutamente terrenales. Aunque en general se comportan como si fueran divinas e inalcanzables, como las Diosas, en realidad de inmediato enseñan el cobre ante un buen carro y una cartera repleta. Eso sí: exigen que se les trate como si de verdad fueran de la realeza y tienden a tener gustos y caprichos extravagantes, tales como exigir casa en Las Lomas o El Pedregal, camionetota con chofer, casa de campo en Teques, inscribir a los hijos en colegios particulares y, a determinada edad, la lipo, el botox o la cirugía facial.

4) Las Hembras Humanas: Todos las conocemos: generalmente provenimos de una de ellas, otros las tienen de hermanas y otros hasta las tienen como hijas. Sirven para perpetuar la especie.

5) Los Monstruos Lovecraftianos: Aunque algunos dudan de su existencia, en verdad existen y se las encuentra uno en el lugar menos esperado: estaciones del Metro, microbuses, balnearios populares, playas en Semana Santa. Algunos depravados hasta las cortejan y terminan casándose con ellas y procreando otros especímenes para engrosar la abisal nómina de Cthulhu.

3 Comments:

Blogger Don Gato said...

jajajajaja...muy bueno...

12:29 a.m.  
Blogger Ada said...

O soy mala para el autoanalisis o a usted le hace falta vivir más Maese.

6:29 p.m.  
Blogger Guillermo said...

¿O sea que me falto alguna categoria?

Se aceptan propuestas.

10:43 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home