jueves, septiembre 29, 2005

La negra es buena para el corazón

Image hosted by Photobucket.com

(Bueno, la nota no se refiere precisamente a esta morena,
pero ¿a poco no sería buena para mi corazón?)


Cerveza negra, un sabroso bálsamo para el corazón

por Rigoberto Aranda


La cerveza negra resulta, de acuerdo con expertos en nutrición y enfermedades cardiovasculares, una buena opción para prevenir problemas cardiacos, y aporta muchos elementos de la famosa “dieta mediterránea”.

De acuerdo con diversos estudios internacionales, el alcohol en pequeñas dosis es benéfico para el corazón. El consumo moderado de cerveza, al ser una de las bebidas de menor graduación alcohólica, entre 4 y 5 grados generalmente, puede reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares hasta 60 por ciento.

Un tercio de cerveza puede aportar hasta un 10 ciento de fósforo y vitamina B, de gran importancia para el sistema nervioso y que además, facilita la digestión gracias a la riboflavina (B2) y su aportación en fibra.

Los flavonoides se sintetizan en el organismo como un producto secundario del metabolismo normal de los carbohidratos y las proteínas, y está presente en muchos alimentos, como las manzanas rojas, el queso, la cerveza negra y el vino tinto.

Pero hay más beneficios. Además contiene piridoxina (B6), niacina, ácido fólico y tiamina (B1); disminuye el “colesterol malo” y aumenta el “colesterol bueno”; protege el organismo de la oxidación y el envejecimiento celular; ayuda a expulsar toxinas porque es diurética y su consumo moderado puede retrasar la menopausia.

Los alimentos de origen vegetal como la cerveza, los cereales, hortalizas, frutas y legumbres, básicos en la apreciada dieta mediterránea, tienen un alto contenido en fitoestrógenos o estrógenos vegetales.

Estos tienen una función fundamental es el desarrollo de los órganos sexuales femeninos. Con la edad, el nivel de estrógeno disminuye y aumentan el riesgo de padecer osteoporosis, trombosis, infartos y algunos tipos de cáncer. Curiosamente, este problema sólo se da en países industrializados donde por el estrés se descuida la alimentación.

Sin embargo, es una receta vieja.

Ya lo decía Hipócrates: “la cerveza es un calmante suave que apaga la sed, facilita la dicción, fortalece el corazón y las encías”. Al parecer, los médicos griegos de la antigüedad lo tenían muy claro: el consumo moderado de cerveza es una fuente rica en nutrientes y vitaminas. Además, sabrosa.

(Tomado de la La Crónica de Hoy)

2 Comments:

Blogger Magda said...

Creo que sí, Guillermo, esta chica sería buena para tu corazón, aunque por ahí dicen que trae dientes postizos ¿no importa?

jajaja ;)

A tomar cervecita, que ni qué, pretextos quiere el diablo para llevarse a ¿a quien?

9:36 a.m.  
Blogger Camaleón said...

Gracias por darme razones científicas para seguir bebiendo.
Salud, colega!

7:48 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home