viernes, febrero 10, 2006

El indiscreto encanto del MP3 Player

Image hosting by Photobucket
¿A poco no está bonita la madrinola ésta? (No me dirán que por lo menos está más varonil que las arañas ésas de los iPod)


Hubo un tiempo, no mucho ha, que yo era un entusiasta de la tecnología. Creía que la e-conomy nos iba a salvar, que el reino de Dios estaba cerca, pero ¡toma chango tu banano!, se viene el crack de las punto com y todo se lo llevó el carajo. Imagínense: impartía una materia que se llamaba "Nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación organizacional".

Pero después de eso, me negué a seguir creyendo en la tecnologia. Si seguía utilizando la computadora fue porque no tenía de otra: mi Olivetti Lettera 32 azul ya estaba muy ruca (además luego se la robó el cabrón de mi hermano y la vendió en el tianguis de la San Felipe, seguramente por una baba de perico).

Me negué rotundamente a usar cualquier tipo de gadget. Si usaba celular era porque me obligaba mi jefe en la oficina para "estar localizable". Es más: apenas el año pasado me compré mi primer DVD player (seguía siendo fiel a mi colección de películas en VHS) y mi primera quemadora de CD's, porque seguía usando mis Zips de 100 megas (uy, un chingo de espacio). Y también apenas el año pasado le entré de lleno a la onda de los MP3. Todo por culpa del tal Noé.

Como en la oficina tenemos red superveloz, el cabrón se la pasaba bajando canciones con el Kazaa y el Limewire, y me retaba: "A ver, ¿cuál es ésa?" Eran raras las rolas que no conocía yo, pero luego empezó a encontrar rolas cada vez más bizarras, y entonces empecé también a bajar megas y megas de rolas. Las quemaba en CD y hasta le conecté un DVD player a mi estéreo Fisher del año del caldo para oírlas en todo su esplendor. Y yo creía que no necesitaba nada más, que era casi feliz.

Pero hace dos semanas llegó Mirna, la secre de mi jefe, a tentarme con el pecado: "Oyes, Memo: ¿no te interesa comprar un MP3?" Y eso qués, dije yo, distraído, mientras buscaba fotos de Jessica Alba en la red. "Sí, una cosita de ésas para oír música". Ah, ¿como un Áipod? "Ándale, eso mero. Mi hijo anda vendiendo uno. Barato: tres mil pesos". Pues traílo y ya veremos. Y que lo trae y que lo veo y que le digo: Orita no tengo la lana. ¿Me aguantas a la quincena? Que acepta y aquí estoy con mi madriola ésta: un Zen Sleek de Creative, un animalito de 20 gigas al que le caben como 10 mil canciones y apenas le he cargado como 3 mil.

Y está de poca madre.

Con decirles que me la he pasado las noches en vela cargando y oyendo música. Ando en taxi, camión y Metro con tal de no manejar y estar escuchando música todo el día. Es adictiva esta chingadera. Por eso no quería, pero ya sucumbí y no hay remedio. Seguro al rato voy a querer más gigas y me voy comprar otro y luego otro y otro más, y así hasta que se les ocurra inventar un implante cerebral con antena satelital que capte las ondas hertzianas y entre la música directa al cerebro y ahí voy a estar yo queriendo instalarme uno en la choya.

Por lo pronto ya cargué toda la discografía de los Doors, los Rolling, los Beatles, Kiss, Pearl Jam, Queen, Judas Priest, U2 y los que faltan.

Sorry, yo sabía que esto iba a pasar, pero soy débil. Quéselevacé.

3 Comments:

Blogger La Scimmia di Filo said...

ah chingá:

¿por MI culpa?

di la verdad, no te hagas: cuando la fiebre downloadera me invadió, tu arsenal ya ocupada una porción considerable de tu disco duro. igual, no dudo haberte exacerbado.

disfrute su player, que para eso son. para eso y para perder horas y horas de tiempo en cargarlos, recargarlos y demás.

saludos a la mir, al mor, al ari y a la banda: en la semana les caigo, btw.

salut.

1:39 a.m.  
Blogger aldán said...

Que los disfrute Mr. Vega

Yo todavía me niego a comprar una Ipod o cualquier otra aparatejo, sé que tarde o temprano voy a sumcumbir; mientras tanto, sólo me resta envidiar secretamente a quienes traen la música consigo

12:09 p.m.  
Blogger Piel said...

¡Te felicito Guillermo!

Me confieso amante de la tecnologia y es gracias a ella que tengo acceso a libros y musica en todo lugar y a toda hora normalmente copio los post que me interesan , los bajo a mi Palm y asi mientras me transporto al trabajo, disfruto de leer, escuchar música y escribir.

¡Viva la tecnología!

1:31 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home