sábado, noviembre 10, 2007

Lo que todo pobresor sabe...

por Heriberto Yépez

Suplemento Laberinto de Milenio Diario
10-Noviembre-07


Muchas veces gozo mi trabajo como profesor en una universidad. Lo disfruto porque un profe mexicano lo que hace es recibir un sueldo raquítico con tal de cometer peroratas.

Toda mi estirpe trabajó en el campo, ya sea mexicano o gabacho, así que laborar sofistaqueando me parece ventajoso, una especie de comodidad por la que recibo un sueldo equivalente a gente que desempeña trabajos duros, como barrer calles, ensamblar aparatos, meserear sinaloenses o carterear plebada.

A los que trabajamos contagiando el canon, recordémoslo, se nos llama pobresores. Y creo que se trata de un título exacto. Todos los catedráticos pordioseramos. Somos parte de un lastimero simulacro. El teatrito de la Educación.

Me gusta releer en voz alta y monologar con bostezantes, y sin embargo, cuando uno escucha lo que el estudiante mexicano piensa, lo que desea, digamos, un alumno de filosofía, psicología, literatura o artes, no puede evitar desalentarse.

Uno se pregunta: ¿de verdad vale la pena seguir “enseñando”?

Por eso prefiero no darles la palabra a los estudiantes, porque cuando hablan lo único que dan es ganas de volver a la maquila o largarse a Estados Unidos a cortar el pasto en Arkansas. Incluso eso es preferible a escuchar tantas idioteces en tu propio idioma.

El estudiante universitario, tanto en instituciones públicas como en privadas, está lleno de basura mental. Ya no puede aprehender nada. Ya está saturado de mierda. Su familia lo ha arruinado. Ha consumido, exclusivamente, cagada.

Cuando llegan a la universidad, antes que todo, ya han sido educados por el pop, Televisa, Hollywood, el yo-yo y toda suerte de fantasía típica del oxidental edípico, porque, primordialmente, todo estudiante mexicano (debido al resentimiento que nos define como cultura vasalla) es un Edipo o una Edipa.

En México, Nietzsche hubiera sido un serial killer.

Pero seamos puntuales: entonces, si hay tanto desaliento, ¿por qué un segmento de la población somos pobresores? Porque el pobresorsete mexicano algo obtiene. ¿Qué?

Escucharse o, mejor dicho, intentar escucharse. Ninguno de nosotros se escucha a sí mismo, a sí misma.

Y por eso gritamos a otros. Por eso tomamos el pizarrón. Explicamos. Porque no sabemos nada. Nada hemos aprehendido. Nada hemos razonado.

El club de los necios lo presidimos nosotros.

Y, así, el día que un solo hombre o una sola mujer se escuche a sí mismo, misma, y guarde silencio largo rato, comprehenderá que la universidad simula.

Enanifica.

No hay más aprendizaje que permanecer atento a las propias fantasías.

Y un segundo después, aceptarlas, despejarlas.

Volver a ser reales.

Y no me pregunten qué es lo “real”.

Cada uno puede descubrirlo por su cuenta.

No es necesaria la escuela.

heribertoyepez@gmail.com

1 Comments:

Blogger kamazzutra said...

Totalmente de acuerdo; me da pavor que mis alumnos "universitarios" o que se hacen llamar "universitarios" no me permiten dar "cátedra" no me permiten ser una verdadera catedrática porque es raro el que debate la bola de estupideces que de repente les digo... Por eso no me queda de otra que ser una "profesora" regresar al nivel primaria; sacar una pastel y con ese pastelito enseñar fracciones...

Ellos hacen cómo que estudian yo hago como que enseño, ahorro dinero a costas de su estupidez y mi pendejismo y con ese ahorro prefiero viajar para evadirme del exceso de mierda cerebral...

Y nosotros no somos "pobresores" simplemente seguimos siendo "niñeras mal pagadas" como en la antigua Grecia o payasitos que contratan para entretener a adolescentes eternos, celulíticos y pésimos lectores.

Hoy estaba dando una super clase !!!!!!!!!!! para que me salieran conque no habían entendido nada pero que mis zapatos ¡¡¡ estaban padrísimos !!!

PUTA MADRE !!!!!!!!!! entonces qué caso tiene dar cátedra en la universidad , sólo se reseca el gañote para que sigamos en las mismas !!!!

Saludos !!! no estás solo; la mayoría de los catedráticos-payasitos-maestritos rurales-niñeros opinan lo mismo !!!!

11:13 p.m.  

Publicar un comentario

<< Home