jueves, octubre 16, 2008

Lo que me gusta y no me gusta

Pues Alea Reygo me había pasado este meme desde hace un rato y, por razones obvias, no había podido responder, pero ahora lo hago.

Se dice que debo:

1.- Poner las reglas en tu blog.
2.- Compartir seis cosas que me gusten y seis que no me gusten.
3.- Elegir seis personas al final y poner los enlaces a sus blogs.
4.- Avisar a estas personas dejando un comentario en sus blogs.

Me gusta:

1) Conocer personas. Me gusta platicar con las personas y saber qué hacen, a qué se dedican, cómo piensan, cómo ha sido su vida. Claro, no con todas, pero sí con las que me parecen interesantes. Creo que soy un buen escuchador y conversador.

2) Estar solo. Es paradójico con lo del punto 1, pero así es. Me gusta la soledad. Me gusta apartar momentos para mí, para estar solo. Cuando he tenido que convivir con personas durante varios días (vacaciones o fines de semana, por ejemplo), sin poder aislarme un poco para estar a solas, me pongo de malas. Creo que es porque me caigo bien a mí mismo. A veces creo que la gente que no soporta estar sola, que en cuanto tiene un momento de soledad e inmediatamente levanta el teléfono y le habla a alguien para platicar, es alguien que no sabe estar a solas consigo mismo, porque no se cae bien, porque no se gusta, y necesita estar con alguien más, para no pensar en sí mismo.

3) La compañía de las mujeres, más que la de los hombres. Quizá porque crecí entre cuatro hermanos, con la única presencia femenina de mi madre. Me gusta platicar y convivir con mujeres. Mis mejores amigas son mujeres, y creo que sólo tengo un puñado de mejores amigos hombres. Con las mujeres te puedes sincerar y hasta chillar sin que te critiquen ni te juzguen. En cambio, con los hombres siempre tienes que andar aparentando que eres un chingón y que todas las cosas del mundo te la pelan, aunque no sea cierto. Entre hombres no se puede mostrar debilidad. Además, siempre será mejor admirar la belleza femenina que estar en medio de primates superiores hablando de futbol o de política.

4) La música. No puedo concebir el mundo sin música. Todos los momentos de mi vida, los trascendentales e intrascendentes, están marcados por la música que estaba escuchando en esa época. Toda mi vida tiene su propio soundtrack. Me gusta descubrir nuevos artistas y nuevos sonidos. En mi adolescencia era un headbanger y cualquier cosa fuera de Judas Priest lo consideraba basura, pero llegó Madonna y fue mi placer culpable durante mucho tiempo hasta que acepté que también me gustaba el pop, la charanga, la salsa, el bolero, la cumbia, la balada y hasta alguna cosa grupera (no todo, no me crean tan abierto tampoco). Ahora mismo ando embelesado con Jamie Cullum, Katie Melua, el nu flamenco y El Camarón de la Isla.

5) Dar clases. En parte es porque con ello cubro mi dosis de egocentrismo y narcisismo, al saberme el centro de atención de un grupo de personas durante un par de horas. Pero sobre todo porque me encanta compartir lo que he aprendido. Me encanta ver cómo se ilumina la cara de los alumnos cuando uno les revela algo que no sabían, cuando han entendido algo, cuando les “ha caído el veinte”. Creo que soy bueno para enseñar y explicar, y que logro contagiar mi entusiasmo por aprender. El día que ya no lo haga con entusiasmo, ese día dejo de dar clases.

6 ) Y por fin, al último pero no lo último: me gusta leer y escribir. Es a lo que me dedico, es lo que siempre he querido hacer y es lo que quiero hacer hasta el último día de mi existencia.

No me gusta:

1) Los políticos mexicanos (bueno, en general, de todo el mundo). Desde luego debe haber gente decente y que verdaderamente quiera hacer cosas buenas, pero en general las personas que se dedican a la política en México son despreciables. Son mentirosas, cínicas y corruptas, en mayor o menor grado, tanto por acto como por omisión.

2) Manejar. Aunque tengo auto, no lo uso. Dejé de usarlo el día en que, en medio del tráfico, me puse a contar las horas de mi vida que había pasado dentro de un automóvil. Sumé nueve meses. Desde entonces sólo uso el transporte público. Además, por eso tengo amigos con coche: para que me lleven y me traigan, jajaja.

3) Los ciegos que venden CD’s piratas en el Metro. Cotidianamente utilizo la línea 2 del Metro (la que va de Tasqueña a Cuatro Caminos), que es el principal coto de poder de esta nueva plaga subterránea. Ponen sus bocinas a tan alto volumen que no se puede escuchar ni siquiera el iPod. Deveras. Una vez sí le dije a uno de esos seres que le bajara, pero es imposible hacerlo siempre con todos. En cada estación se sube uno con su pinche escándalo. Y nadie hace nada.

4) Televisa y TV Azteca. Son los deformadores del gusto y la educación de la gran mayoría de la población. Casi todos sus programas son basura de la peor ralea, que reproducen y perpetúan las peores taras del ser humano: la estupidez, la ignorancia, la avaricia, el racismo, la discriminación, el egoísmo, el autoritarismo, el fanatismo, etcétera. Es una verdadera lástima que siendo la tlevisión un medio de comunicación tan poderoso esté dominado por estos mercachifles que cobran millonadas por la publicidad y hagan programas tan malos. Si van a manipular y embrutecer a la población, por lo menos háganlo con calidad, carajo.

5) Elba Esther Gordillo. Algunos odian más a Salinas o a López Portillo, pero yo creo que la persona que le ha hecho más mal a este país desde hace más de 20 años (y aún se lo sigue haciendo) es este ser despreciable. Ella es la culpable directa de la debacle educativa en que está sumido el país, con las consabidas secuelas: ignorancia, pobreza, violencia, drogadicción, desnutrición, falta de civismo, etcétera. No hay una persona más nociva en este país, y sin embargo, todos los políticos y empresarios le tienen miedo, porque los tiene amenazados con paralizar al país con los miles de dizque “profesores” que la siguen y soportan porque los mantiene holgazaneando y viviendo del erario, en lugar de hacer su trabajo, que es educar a los niños de este país. Pero el problema quizá no es ella en sí: es el sistema político y económico que permite que exista alguien como ella. Y los culpables somos nosotros por permitir que siga existiendo ese sistema.

6) La gran mayoría de los empresarios mexicanos. Como siempre, hay excepciones, pero los empresarios en este país no merecen ser nombrados así. Son simples mercachifles que buscan el beneficio más rápido y fácil, sin importarles las consecuencias, sin importar si al país se lo lleva el carajo. Les importa sólo la ganancia mayor y más rápida con el menor esfuerzo posible. No invierten: medran y saquean. Invierten un peso y quieren obtener mil al día siguiente. En este país hay muchísimas cosas por hacer, muchísimas oportunidades de negocio, pero no se hacen por culpa de los medrosos y cuentachiles “empresarios” mexicanos, que al amparo y el contubernio con los políticos de izquierda, centro y derecha, siguen saqueando y acabándose el país, mientras la mayoría de la gente sigue feliz, inconciente, deleitándose con las telenovelas, el futbol, los chismes de Niurka y los “reality shows”.

Pues eso.

Y se lo paso a quien quiera opinar.

5 Comments:

Blogger Alea Reygo said...

Pues es que sí, cada momento en la vida tiene un soundtrack que lo distingue y que te regresa... Coincido totalmente. A veces he considerado que la vida debería tener música de fondo, como el peli, ya que de una u otra manera la música siempre nos acompaña a cada paso. Después dejé de pensarlo, trairía momentos embarazosos, secretos que no podrían gusrdarse, todos tus sentimientos al aire... y si suena el tema de tiburón entraríamos en shock sin identificar por dónde te va a caer el pedo, peor si no estás en el mar, claramente.

Besos

11:36 p.m.  
Blogger Arcángel Mirón said...

A mí me gusta conocer personas, estar sola, y disfrutar de la compañía de los hombres más que de las mujeres.

Creo que nos llevaríamos bien.

:)

8:47 a.m.  
Blogger Gerson Obrajero/Tlalocman said...

Comparto el inciso 1, 3 y 4 de los disgustos; aunque en el último creo que deberíamos estar encabronados todos.

Haré el ejercicio a la primea oportunidad.

Un abrazo!

9:56 p.m.  
Blogger Sor Juanais said...

memo, te extraño!

3:39 p.m.  
Blogger MacVamp said...

Yo tengo pendiente una entrada de este tipo :p

A ver si en estos días la publico, que seguro quien me pasó la cadena ha de pensar que me estoy haciendo la loca, hahaha.

Pero es que me costando mucho mantener actualizado mi blog :p

Por cierto, recibe un abrazote muy fuerte, con mucha energía y muchos ánimos... Sabes que no perdemos a nuestros seres queridos, sólo se adelantan. Su esencia y su espíritu siempre estarán con nosotros, de una manera o de otra.

Ah y gracias por agregar aquí en tu blog, una de las imágenes que preparo para envíarselas a mis amigos en myspace ;-) Me ha dado "reteharto" descubrirla como parte de la columna derecha.

Jo, por cierto, saber que impartes clases en la Carlos Septién me ha emocionado :p Desde que era escuincla quise estudiar ahí periodismo. Pero por una cosa o por otra no lo hice y por cosas de la vida, terminé ejerciendo como periodista primero en tele y luego en algunos medios.

Por favor, échale un ojo a mis textos, que en el blog están bajo la etiqueta "Mi Literatura". Dime qué te parecen (algunos ya han sido publicados en varios sitios). Me gustaría conocer tu opinión y que si pudieras, te acordaras de mí para alguna antología :p

Un fuerte abrazo,
Mac

8:54 a.m.  

Publicar un comentario

<< Home